Recent Post

jueves, 11 de agosto de 2011

Estallido solar de clase X

Estallido solar de clase X. Solar Dynamics Observatory, de la NASA
Un estallido de alta potencia, una gigantesca explosión en la estrella que lanza energía, luz y partículas de alta velocidad al espacio, se registró en el Sol. Alcanzó el nivel X 6.9 en la escala de estos fenómenos, que suelen ser más habituales cuando la estrella está en un máximo de actividad.

Estos destellos, aunque estén orientados a la Tierra y vayan acompañados de eyecciones de materia de la corona solar, no suponen peligro para las personas por la protección que da la atmósfera del planeta, pero las telecomunicaciones pueden verse alteradas. Los que si pueden correr riesgo, si no se protegen, son los astronautas en el espacio, ya que los estallidos incrementan la radiación de protones solares de alta energía. El Sol está ahora entrando en el máximo de su ciclo de 11 años, que se producirá en 2013, según las estimaciones de los científicos, informa la NASA.

El estallido de hace dos días comenzó a las 9.48 (hora peninsular) y alcanzó su máximo a las 10.05. Se originó en la región de la mancha solar AR11263 y fue observado hasta que rotó y dejó de ser visible.

Los expertos clasifican por su potencia los destellos solares, normalmente asociados a tormentas magnéticas que generan eyecciones de masa de la corona de la estrella. Los más intensos son de clase X, que fue medido por el satélite Goes de la NOAA (agencia estadounidense de la atmósfera y el océano) y registrado por otros observatorios. Los más débiles son de clase A (poco más del nivel de actividad solar continuo), seguidos de los de clase B, C, M y X.

De modo parecido a la escala Richter de los terremotos, cada letra de clasificación de las erupciones solares significa un incremento de diez veces la energía emitida, de manera que una de clase X es diez veces superior a una de clase M y 100 veces superior a una de clase C, según explica la NASA. Pero cada clase también tiene una escala detallada que va del 1 al 9. Los destellos de clase C o inferiores son demasiado débiles para que se aprecie efecto alguno en la Tierra, pero los de clase M ya pueden provocar interferencias en las telecomunicaciones -en las regiones polares, sobre todo- y pequeñas tormentas de radiación que pueden suponer peligro para los astronautas en el espacio.

Entre lo destellos de clase X hay niveles y algunos pueden llegar a ser más de diez veces más potentes que los de nivel bajo X 1. El máximo medido con instrumentos modernos se registró en 2003, durante el anterior máximo solar, y cegó completamente los sensores, que midieron hasta un nivel X 28. Esos destellos de altísima potencia son las mayores explosiones que se producen en el Sistema Solar, que pueden llegar a producir energía equivalente a mil millones de bombas de hidrógeno.

Cuando se producen destellos asociados a eyecciones de masa de la corona, y si están orientados hacia la Tierra, pueden crear tormentas de radiación prologadas capaces de provocar averías en los satélites, alterar las telecomunicaciones e incluso las redes eléctricas. Las erupciones de clase X de diciembre de 2006, por ejemplo, generaron eyección de materia solar que provocó interferencias en las señales del sistema GPS.

ELPAIS.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More