Recent Post

Astroparticulas

La Física de Astropartículas o Astrofísica de Partículas es un campo relativamente reciente de investigación que se dedica al estudio de las partículas elementales de origen astrofísico.

Fisica de particulas

La física de partículas es la rama de la física que estudia los componentes elementales de la materia y las interacciones entre ellos.

Cosmologia

Estudiar y determinar la naturaleza, energía y lugar de origen de los rayos cósmicos como vía para comprender mejor el origen del Universo.

Noticias

Noticias sobre Fisica de Particulas, Astrofisica y Fisica Nuclear.

Videos

Videos sobre Fisica de Particulas, Astrofisica y Fisica Nuclear.

miércoles, 29 de junio de 2011

La compleja y violenta historia del cúmulo de galaxias Abell 2744

La compleja y violenta historia del cúmulo de galaxias Abell 2744
Un equipo de científicos logró unir las piezas de la compleja y violenta historia del cúmulo de galaxias Abell 2744, apodado cúmulo de Pandora, usando telescopios espaciales y terrestres, incluyendo el Very Large Telescope de ESO en Chile y el Telescopio Espacial Hubble. Abel 2744 parece ser el resultado del encuentro simultáneo de cuatro cúmulos de galaxias distintos, una compleja colisión que ha producido extraños efectos nunca antes observados de manera conjunta.

Cuando grandes cúmulos de galaxias chocan entre sí, el caos resultante es un tesoro de información para los astrónomos. Mediante el estudio de uno de los cúmulos en colisión más complejos e inusuales en el cielo, un equipo internacional de astrónomos consiguió armar las piezas de la historia de este choque cósmico que se prolongó durante 350 millones de años.

Julian Merten, uno de los científicos que lideró el nuevo estudio del cúmulo Abell 2744, explica: “Así como el investigador de un choque va uniendo las piezas que causaron un accidente, nosotros podemos usar las observaciones de estos múltiples choques cósmicos para reconstruir eventos que ocurrieron durante un período de cientos de millones de años. Esto nos revela cómo se formaron las estructuras en el Universo y cómo interactúan entre sí diferentes tipos de materia cuando se encuentran y chocan”.

“Lo bautizamos como el cúmulo de Pandora porque muchos fenómenos diferentes y extraños se desencadenaron a causa de la colisión. Algunos de estos fenómenos nunca antes habían sido observados”, agrega Renato Dupke, otro integrante del equipo.

Abell 2744 pudo ser estudiada como nunca antes gracias a la combinación de datos obtenidos con el Very Large Telescope de ESO en Cerro Paranal (Chile), el telescopio japonés Subaru, el Telescopio Espacial Hubble NASA/ESA, y el Observatorio espacial Chandra de Rayos-X de la NASA.

Las galaxias en el cúmulo son claramente visibles en las imágenes del VLT y el Hubble. Si bien las galaxias son brillantes, solo se puede apreciar el 5% de su masa. El resto es gas (cerca de un 20%), que por su alta temperatura sólo emite rayos-X, y energía oscura (cerca de un 75%), que es completamente invisible. Para comprender lo que ocurre en esta colisión el equipo necesitó trazar un mapa de las posiciones de todos los tipos de masa en Abell 2744.

La materia oscura es particularmente escurridiza ya que no emite, absorbe o refleja luz (de ahí su nombre), sino que sólo se hace perceptible a través de su atracción gravitacional. Para marcar con exactitud la ubicación de esta misteriosa substancia, el equipo aprovechó un fenómeno conocido como lente gravitacional, que corresponde a la curvatura de los rayos de luz provenientes de galaxias distantes al pasar a través de campos gravitacionales presentes en el cúmulo. El resultado es una serie de reveladoras distorsiones en las galaxias del fondo observadas con el VLT y el Hubble. Trazando cuidadosamente la forma en que estas imágenes son distorsionadas, es posible trazar un mapa bastante preciso de la ubicación de la materia oscura.

Comparativamente, encontrar el gas caliente en el cúmulo es mucho más simple ya que el Observatorio espacial Chandra de Rayos-X puede observarlo directamente. Estas observaciones no sólo son cruciales para determinar dónde está el gas, sino también para mostrar el ángulo y la velocidad a la que chocan los diferentes componentes del cúmulo.

Cuando los astrónomos revisaron los resultados se encontraron con varios rasgos curiosos: “Abell 2744 parece haberse formado a partir de cuatro cúmulos diferentes involucrados en una serie de colisiones durante un período de unos 350 millones de años. La complicada e irregular distribución de los diferentes tipos de materia es extremadamente inusual y fascinante”, dice Dan Coe, el otro autor principal del estudio.
Al parecer la compleja colisión ha separado parte del gas caliente y la materia oscura, por lo que éstas ahora se encuentra separadas una de la otra y de las galaxias visibles. El cúmulo de Pandora combina varios fenómenos que solamente han podido ser observados de manera aislada en otros sistemas.

Cerca del centro del cúmulo hay una “bala”, donde el gas de un cúmulo colisiona con el gas de otro, creando una onda de choque. La materia oscura pasa a través de la colisión sin ser afectada.

En otra parte del cúmulo parece haber galaxias y materia oscura, pero no gas. El gas puede haber sido eliminado durante la colisión, dejando atrás sólo una débil estela.

Características incluso más extrañas yacen en las partes exteriores del cúmulo. Una región contiene una gran cantidad de materia oscura, pero no posee galaxias luminosas ni gas caliente. Una nube de gas que se encuentra separada fue eyectada, la que precede en lugar de seguir a la materia oscura asociada. Esta caótica distribución podría estar insinuando a los astrónomos algo sobre el comportamiento de la materia oscura y cómo los variados ingredientes del Universo interactúan entre sí.

Los cúmulos de galaxias son las mayores estructuras en el cosmos; contienen literalmente trillones de estrellas. La manera en que se forman y se desarrollan a través de repetidas colisiones tiene profundas consecuencias en nuestra comprensión del Universo. Los estudios sobre el cúmulo de Pandora, el más complejo y fascinante en su tipo encontrado hasta ahora, continúan avanzando.

Loading player...


ESO, Observatorio Europeo Austral

martes, 28 de junio de 2011

El Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN) presenta el II Concurso de Divulgación Científica

II Consurso de Divulgación Científica
El CPAN ha indicado que en el certamen pueden participar investigadores de organismos públicos y privados, estudiantes de doctorado y grado, profesores de educación secundaria y profesionales de la divulgación científica. Del mismo modo, aclara que la participación puede ser individual o en grupo, pudiendo optar a una o varias modalidades.

El Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN) ha abierto el plazo de inscripción del II Consurso de Divulgación Científica en el que los ganadores pueden optar a premios de hasta 1.500 euros con sus artículos, webs, videos o experimentos, de contenido científico. La organización ha señalado que la presentación de solicitudes está permitida hasta el próximo 30 de septiembre de 2011.

El CPAN ha indicado que en el certamen pueden participar investigadores de organismos públicos y privados, estudiantes de doctorado y grado, profesores de educación secundaria y profesionales de la divulgación científica. Del mismo modo, aclara que la participación puede ser individual o en grupo, pudiendo optar a una o varias modalidades.

En cuanto a las categorías, en esta edición se podrá optar a cinco premios en la modalidad de 'Artículos de divulgación', 'Páginas webs/blogs', 'Vídeos', 'Experimentos y/o Demostraciones' y 'Trabajos publicados en medios de comunicación'. En todas ellas se convoca un premio y una mención accésit que están dotados con cuantías que van desde los 1.500 euros hasta los 500 euros.

La inscripción se realiza a través de la página web http://www.i-cpan.es/concurso2/ donde también se pueden descargar las bases del concurso. Además, los interesados pueden contactar con la organización en el correo comunicacion@i-cpan.es o en el teléfono 96 354 48 46.

Con esta iniciativa, el CPAN pretende estimular la producción de material divulgativo sobre los principios y los avances científicos y tecnológicos logrados en sus áreas de interés.

lunes, 27 de junio de 2011

Expertos analizan últimas investigaciones sobre rayos cósmicos

Expertos analizan últimas investigaciones sobre rayos cósmicos
Este proyecto está formada por alrededor de 450 científicos que tratan de estudiar y determinar la naturaleza, energía y lugar de origen de los rayos cósmicos como vía para comprender mejor el origen del Universo, según informó la Universidad compostelana.

Estas partículas "son auténticos mensajeros de una parte desconocida del Universo", según el profesor de la USC Enrique Zas, coordinador del encuentro.

Para los estudios de estas partículas, la colaboración internacional Pierre Auger cuenta con el detector más grande del mundo, el observatorio del mismo nombre compuesto por más de 1.600 detectores de superficie y 24 de fluorescencia que cubren un área de aproximadamente tres mil kilómetros cuadrados en la región argentina de Malargüe.

En las reuniones que la colaboración organiza periódicamente se presentan los últimos resultados científicos logrados por los investigadores, así como las perspectivas de futuro.

La reunión que se ha celebrado en Santiago de Compostela está organizada por el grupo de Física de Astropartículas junto con el Departamento de Física de Partículas y del Instituto Gallego de Física de Altas Energías de la Universidad compostelana.

EFE

domingo, 26 de junio de 2011

Logran atrapar antimateria durante 16 minutos

Los científicos del experimento ALPHA, del CERN
Los científicos del experimento ALPHA del CERN han conseguido atrapar antimateria durante 16 minutos, tiempo suficiente para estudiarla. Hasta ahora no se había conseguido retener tanto tiempo a este ingrediente del Universo.

Hay dos tipos de partículas que forman el Universo, unas son estables y constituyen nuestro entorno actual y otras sobrevivieron tan solo unos instantes tras su creación.

Solo hubo un momento en el que coexistieron estos dos tipos de partículas de manera natural: durante el Big Bang, hace 13.500 millones de años.

Hoy, para estudiar las partículas que desaparecieron cuando se formó el Universo y así comprender qué pasó y qué está pasando, hay que crearlas, y eso se hace en los aceleradores de partículas, como los del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN).

Hace años, en 2002, los científicos del CERN crearon antimateria. Y el año pasado, los del experimento ALPHA, dirigidos por Jeffrey Hangs de la Universidad de Aarhus en Dinamarca, consiguieron crear y atrapar antimateria, en concreto antihidrógeno.

Pero el tiempo que conseguían retenerlos antes de que se destruyeran era tan corto que no podían estudiarlos.

La antimateria tiene este inconveniente, es uno de los ingredientes más esquivos del Universo porque en cuanto choca con materia se destruye. Por eso es tan misteriosa.

Para atrapar los antihidrógenos creados en el acelerador se usa un magnetón que crea una serie de fuerzas electromagnéticas que evitan que choquen con materia. Es lo que los expertos llaman trampa de iones.

En este último año han mejorado la trampa y gracias a ello en esta ocasión, han conseguido que la antimateria permanezca 'viva' 1.000 segundos, es decir, más de un cuarto de hora.

Aseguran que es tiempo suficiente para poder estudiarla. Así que, ahora que tienen por fin entre sus manos la preciada antimateria, darán el siguiente paso, que es demostrar si los antihidrógenos se comportan tal y como apuntan los modelos teóricos.

AMÉRICA VALENZUELA | RTVE.es



Un nuevo experimento confirma la transformación de neutrinos

Esquema del experimento Minos
Por solo diez días se han adelantado los físicos del experimento internacional T2K, en Japón, a sus colegas de Minos, del laboratorio Fermilab (EE UU), en una dura competición científica por desvelar el comportamiento de los neutrinos, partículas elementales que apenas interaccionan con la materia y, pese a su abundancia en el universo, apenas caen en las trampas diseñadas para estudiarlos. Tras los resultados anunciados por T2K la semana pasada, ahora lo hacen los de Minos, destacando que sus datos con consistentes con los de los competidores, pero más precisos.

El fenómeno que unos y otros persiguen es la transformación de unos neutrinos en otros cuando recorren una distancia suficiente. Hay neutrinos de tres tipos (del electrón, del muón y del tau) y, por el mecanismo de la oscilación, parte de los emitidos de un tipo acaban convertidos en los de otro. Se habían observado ya experimentalmente dos formas de oscilaciones de neutrinos, pero faltaba la de los neutrinos muónicos en neutrinos electrónicos.

Los científicos de T2K, experimento en el que participan físicos de partículas españoles, anunciaron haber detectado precisamente transformaciones de neutrinos del muón en neutrinos del electrón, y ahora lo confirman los de Minos. "Los resultados de estos dos experimentos pueden tener implicaciones en nuestra comprensión del papel que los neutrinos han podido jugar en la evolución del universo", explican los expertos de Fermilab. "Si los neutrinos muónicos se transforman en neutrinos electrónicos, estas partículas pueden ser la razón de que el Big Bang produjese más materia que antimateria, conduciendo al universo tal y como existe ahora".

Como los neutrinos oscilan -se transforman de unos en otros- al recorrer largas distancias, estos experimentos tienen que situar en un lugar el origen del haz de neutrinos (un acelerador de partículas) y en otro, lejano, el detector que capta ese haz y los neutrinos con identidad cambiada. En el caso de Minos, el acelerador esta en Fermilab, cerca de Chicago, y el detector a 735 kilómetros. Este último es un artefacto de 5.000 toneladas ubicado a 800 metros bajo tierra en el Laboratorio Subterráneo de Soudan (Minesota del Norte). Para garantizar la precisión de los datos, en realidad se utilizan dos detectores idénticos: uno en Fermilab que sirve para verificar la pureza del haz de neutrinos saliente y otro en Soudan. Los neutrinos tardan unas cuatro centésimas de segundo en viajar de un sitio a otro, atravesando la tierra sin apenas inmutarse. Esas centésimas de segundo son suficientes para que se produzca la transformación de unaa partículas en otras.

En el caso de T2K, son solo 295 kilómetros, desde el Japan Proton Accelerator Research Complex) hasta el detector subterráneo Superkamiokande.

Este experimento se paró por los desperfectos que sufrió el acelerador (el origen del haz de neutrinos) en el terremoto de marzo y no podrá volver a tomar datos hasta finales de este año. El equipo de EEUU, en el que colaboran 140 científicos, ingenieros y técnicos de cinco países, seguirá tomando datos hasta febrero de 2012.

Minos ha registrado un total de 62 neutrinos del electrón, que deberían haber sido 71 si la frecuencia de transformación fuese la indicada T2K, pero si no se hubieran producido esas transformaciones, explican los físicos de Fermilab, se habrían captado sólo 49. Los dos experimentos y métodos de análisis son complementarios pero diferentes, lo que explica los resultados ligeramente distintos. Los científicos interpretan que la mayor parte de los neutrinos del muón se transforman en el experimento en neutrinos del Tau y una pequeña fracción lo hace en neutrinos del electrón.

ELPAIS.com

El Sol y los planetas interiores debieron formarse de modo diferente a como se pensaba

Ilustración de la sonda espacial Génesis. NASA
Unas minúsculas muestras de materia extraterrestres, átomos solares capturados por una sonda espacial a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, han mostrado que hay sutiles diferencias entre el Sol y los cuerpos como nuestro planeta, la Luna o los meteoritos. Todos ellos "son anómalos al compararlos con la composición de la nube de la que se formó el Sistema Solar", señala el especialista Bernard Marty. "La comprensión de la causa de tal heterogeneidad tendrá un impacto importante en nuestra perspectiva de la formación del Sistema Solar".

Para hacer estas comparaciones mediante análisis en los laboratorios había que salir al espacio a capturar muestras de átomos extraterrestres. Ese fue el objetivo de la misión Genesis de la NASA, cuyos resultados, rodeados de incertidumbre por la accidentada recuperación de las muestras, se presentan ahora en la revista Science. "El Sol tiene más del 99% de la materia del Sistema Solar, así que es una buena idea conocer mejor de qué esta hecho", dice el investigador principal de la misión, Don Burnett (del Instituto Tecnológico de California). Con sus resultados, "se da respuesta a algunas cuestiones importantes y, como en todas las misiones de éxito, se generan muchas más", añade.

La Genesis, de 630 kilogramos, fue lanzada al espacio en 2000 y situada en un punto de equilibro gravitatorio entre el Sol y la Tierra denominado Lagrange 1, a unos 1.500 millones de kilómetros de la Tierra. Allí estuvo 886 días capturando, con unos paneles que desplegó, átomos del viento solar, es decir, partículas cargadas eyectadas por la atmósfera de la estrella. En L1 la sonda estaba muy alejada de los efectos de la atmósfera terrestre y de sus campos magnéticos. Todo fue bien en la misión durante la fase de cosecha y regreso a casa, pero el aterrizaje de la cápsula con las muestras, en 2004, fue demasiado brusco: no se abrió debidamente el paracaídas que tenía que suavizar la caída de dicha cápsula y esta se estrelló en el suelo de Utha (EEUU), donde estaba desplegado todo el dispositivo de recuperación de las partículas del Sol. La misión costó 150 millones de euros.

Los expertos pensaron que parte del botín podía haberse salvado de la contaminación terrestre, pese a que casi todos los colectores de viento solar se habían roto en el impacto en Utha. En concreto, un instrumento diseñado por científicos del Laboratorio Nacional de Los Álamos llevaba unos colectores especiales donde se acumularon partículas de viento solar y se habían salvado. Los análisis de las muestras han permitido medir los contenidos de oxígeno y de nitrógeno que ahora se presentan.

"El colapso gravitatorio de un fragmento de una nube molecular, hace 4.570 millones de años, formó un disco de acreación de gas y de polvo, la nubulosa solar, a partir de la cual se formaron el Sol y los planetas", recuerdan Kevin McKeegan (Universidad de California, Los Ángeles) y sus colegas en Science. La composición de la materia ese disco sería prácticamente homogénea, por lo que los científicos se sorprenden ahora de las diferencias entre el Sol y la Tierra, aunque ligeras, descubiertas con los análisis de la Génesis.

El oxígeno y el nitrógeno son los elementos tercero y sexto, respectivamente, por abundancia en el Sistema Solar, recuerda en Science Robert N. Clayton (Universidad de Chicago). El aire en la Tierra contiene tres tipos de átomos de oxígenos, quese diferencian por el número de neutrones que continente en su núcleo, y aunque casi el 100% del oxígeno del Sistema Solar es O16, también hay pequeñas cantidades de los llamados isótopos O17 y O18.

La pista de las diferencias entre el Sol y los planetas terrestres está en la proporción de esos isótopos: los científicos que han analizado las muestras de Genesis han descubierto que el porcentaje de O16 en la estrella es ligeramente superior que en la Tierra, la Luna y los meteoritos, mientras que el porcentaje de los otros isótopos O17 y O18 es ligeramente inferior. En cuanto al nitrógeno, en el Sistema Solar casi el 100% es N14, pero también hay pequeñas cantidades de N15 y los resultados de esta misión espacial indican que en el Sol hay un poco más de N-14 y menos N-15 que en la Tierra; la composición del nitrógeno en Júpiter es igual a la solar.

"La implicación de estos resultados es que nosotros no nos formamos de los mismos materiales de la nube que dio origen al Sol, pero está por descubrir por qué y cómo", afirma McKeegan (Universidad de California en los Ángeles)..

"Las variaciones de las abundancias de los isótopos estables se han estudiado en muestras del Sistema Solar (de la Tierra, de la Luna y de meteoritos), pero la interpretación de esta información se ha visto frustrada por la falta de conocimiento preciso acerca de las abundancias de isótopos en el material inicial a partir del cual evolucionaron los elementos", señala Clayton. A la vista de los nuevos resultados la conclusión de este experto es que "la Tierra no se hizo de los materiales promedio del Sistema Solar".

ELPAIS.com

sábado, 25 de junio de 2011

Detectan por primera vez la aparición de neutrinos electrónicos a partir de neutrinos muónicos

Detectan por primera vez la aparición de neutrinos electrónicos a partir de neutrinos muónicos
Investigadores del Instituto de Física d'Altes Energies (IFAE, consorcio Generalitat de Cataluña-Universidad Autónoma de Barcelona) y del Instituto de Física Corpuscular (IFIC, CSIC-Universitat de Valencia) han participado en el experimento T2K, que ha detectado neutrinos y "abre la puerta" al estudio del dominio de la materia frente a antimateria.

Así, los científicos han detectado por primera vez la aparición de neutrinos electrónicos a partir de un haz de neutrinos muónicos, según han informado fuentes de esta institución académica.

En este experimento, en el que más de 500 físicos de 12 países, se ha conseguido por primera vez observar este fenómeno, conocido como "oscilación", entre este tipo de neutrinos, lo que supone un importante paso para entender mejor esta partícula elemental.

El experimento T2K fue diseñado para medir uno de los fenómenos físicos que afecta al neutrino, una enigmática partícula sin carga eléctrica y con apenas masa que interactúa débilmente con el resto de la materia. En este proceso, llamado "oscilación de los neutrinos", los neutrinos de un cierto tipo alteran su naturaleza en vuelo transformándose en neutrinos de otro tipo (hay tres tipos, que corresponden a las familias de partículas fundamentales: neutrino electrónico, neutrino muónico y neutrino tauónico).

La observación de este fenómeno contribuye a la medida de la masa de los diferentes tipos de neutrinos, un problema aún no resuelto por la ciencia, así como al entendimiento de sus relaciones. Ya se habían detectado fenómenos de oscilación entre otros tipos de neutrinos, pero nunca antes se había medido la aparición de neutrinos electrónicos a partir de neutrinos muónicos.

En la actualidad T2K es posiblemente el experimento de oscilaciones de neutrinos más sensible del mundo. Se compone del detector Super-Kamiokande, un gran tanque de 50.000 toneladas agua ultra pura con forma cilíndrica rodeado de miles de detectores de luz (fotomultiplicadores) apuntando hacia el interior del tanque situado bajo tierra en la localidad de Kamioka (Japón), y de un complejo de aceleradores, Japan Proton Accelerator Research Complex (J-PARC), donde neutrinos de tipo muón son producidos en grandes cantidades y enviados hacia Super-Kamiokande, a 295 kilómetros de distancia.

La observación de la oscilación de neutrinos muónicos a neutrinos electrónicos es la principal motivación del experimento T2K. El descubrimiento de este modo de oscilación tendría un gran impacto en el futuro de este campo de la física y supondría el primer paso para resolver uno de los principales misterios del Universo: el dominio de la materia frente a la antimateria. Por esta razón, científicos de todo el mundo han desarrollado un ambicioso programa experimental dedicado a la observación de este fenómeno.

Al experimento T2K contribuyen más de 500 investigadores de 12 nacionalidades. España participa con dos grupos de investigadores del Instituto de Física d'Altes Energies de Barcelona (IFAE) en Barcelona y del Instituto de Física Corpuscular (IFIC) en Valencia, que han participado en el diseño, construcción y operación del experimento durante los últimos 10 años, con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación y del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN), proyecto Consolider 2010.

Tras el análisis de los datos recogidos desde el inicio de la toma de datos en enero de 2010 hasta el gran terremoto de Japón, en marzo de 2011 (que obligó a parar el experimento), se han detectado 88 candidatos a neutrinos en Super-Kamiokande, de los cuales 6 han sido identificados como neutrinos de tipo electrón. Cuando los neutrinos electrónicos, fruto de la oscilación, interaccionan con la materia producen electrones (del mismo modo que los neutrinos muónicos producen un tipo de electrón más pesado llamado muón).

Sin embargo, aunque se observen electrones hay otros fenómenos que pueden confundirse con las oscilaciones (ruido de fondo). En T2K se esperan entre uno y dos de estos sucesos de ruido, a comparar con los seis sucesos observados. La probabilidad de que este exceso sea debido a la aparición de neutrinos electrónicos se ha estimado en 99,3%, una probabilidad muy alta, que supone la primera indicación de la existencia de este fenómeno físico.

Hasta el terremoto del 11 de marzo de 2011, T2K había acumulado tan solo el 2 por ciento de los neutrinos esperados durante la vida útil del experimento. J-PARC está siendo reparado, y la reanudación de la toma de datos se prevé para finales de 2011. Con los nuevos datos, los científicos de T2K esperan confirmar esta observación de la aparición de neutrinos electrónicos, y combinar esta medida con la de aparición de antineutrinos electrónicos (la antipartícula del neutrino electrónico), para investigar el fenómeno conocido como violación de CP con leptones (el tipo de partícula elemental al que pertenece el neutrino), que podría ser la clave para entender el origen de la asimetría entre materia y antimateria en el universo.

La aparición de neutrinos electrónicos es el primer paso para la investigación de violación de CP en leptones, pero para alcanzar este objetivo es necesario incrementar la intensidad del haz de neutrinos producido por el acelerador en J-PARC y mejorar la sensibilidad de los detectores. La observación llevada a cabo en T2K supone un paso muy significativo en esta dirección.

EUROPA PRESS

El LHC alcanza en tres meses la cantidad de datos prevista para 2011

El LHC alcanza en tres meses la cantidad de datos prevista para 2011
El Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) ha alcanzado en tres meses la cantidad de datos prevista para 2011 ya que ha registrado 70 billones de colisiones en lo que va de año, abriendo la puerta al descubrimiento de "nueva física", según informa el Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN).

Así, destaca que los experimentos ATLAS y CMS del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) han alcanzado este viernes la cantidad de datos acumulada de un femtobarn inverso, lo que significa una cantidad que los físicos llaman "luminosidad integrada", una medida del número total de colisiones producidas y equivale a alrededor de 70 billones de colisiones. En este sentido, señala que estos datos revelan "lo bien que está funcionando el LHC". "Es magnífico haber alcanzado esta cantidad de datos justo a tiempo para las principales conferencias científicas del verano", ha indicado el director de Aceleradores y Tenología del CERN, Steve Myers.

Los experimentos del LHC están ahora trabajando para conseguir resultados para las principales conferencias sobre física de partículas del verano: la conferencia de Física de Altas Energías de la Sociedad Europea de Física, que se celebrará en Grenoble (Francia) del 21 al 27 de julio, y la conferencia Lepton-Photon, que albergará este año el Instituto Tata de Bombay (India) del 22 al 27 de agosto.

Por otro lado, CPAN indica que los experimentos del LHC están buscando confirmar la "nueva física", es decir, el mecanismo de Higgs y la supersimetría. El mecanismo de Higgs y su partícula asociada, el bosón de Higgs, es el ingrediente que falta en el Modelo Estándar de Física de Partículas que explica el comportamiento y las interacciones de las partículas fundamentales que componen la materia ordinaria de la que está hecho el Universo.

Según dicha teoría, el mecanismo de Higgs da lugar a la masa de ciertas partículas. Sin embargo, la materia ordinaria parece ser solo alrededor del cuatro por ciento de lo que compone el Universo. La supersimetría es una teoría que va más allá del Modelo Estándar y que podría también explicar la misteriosa materia oscura que forma alrededor de un cuarto del Universo. Con un femtobarn inverso hay una oportunidad real de que, si estas teorías son correctas, empiecen a aparecer en los datos alcanzados por el LHC, según explica CPAN. "Este es un logro magnífico que demuestra el extraordinario rendimiento del acelerador y del equipo de operación", ha señalado la portavoz del experimento ATLAS, Fabiola Gianotti.

EUROPA PRESS

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More