Recent Post

Astroparticulas

La Física de Astropartículas o Astrofísica de Partículas es un campo relativamente reciente de investigación que se dedica al estudio de las partículas elementales de origen astrofísico.

Fisica de particulas

La física de partículas es la rama de la física que estudia los componentes elementales de la materia y las interacciones entre ellos.

Cosmologia

Estudiar y determinar la naturaleza, energía y lugar de origen de los rayos cósmicos como vía para comprender mejor el origen del Universo.

Noticias

Noticias sobre Fisica de Particulas, Astrofisica y Fisica Nuclear.

Videos

Videos sobre Fisica de Particulas, Astrofisica y Fisica Nuclear.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Comunicaciones ópticas de alta velocidad gracias al grafeno

Comunicaciones ópticas de alta velocidad gracias al grafeno
Las propiedades del grafeno –un material de un átomo de grosor, el más delgado jamás obtenido– podrían aprovecharse para conseguir un internet ultrarrápido, según una investigación conjunta de las universidades de Manchester y Cambridge (Reino Unido) en la que participan los científicos rusos Andre Geim y Kostya Novoselov, ganadores del premio Nobel de Física en 2010.

El estudio sobre el grafeno que publica el último número de la revista Nature Communications revela una fórmula clave para mejorar las características de los dispositivos de este material y usarlos como fotodetectores en futuras comunicaciones ópticas de alta velocidad.

“Los científicos ya habían demostrado que al colocar dos cables metálicos a poca distancia sobre el grafeno e irradiar luz sobre esta estructura, se generaba energía eléctrica. Era un dispositivo simple que funcionaba como una célula fotovoltaica elemental”, explica el trabajo.

El mayor obstáculo que se encontraron a la hora de poner en práctica este mecanismo era su baja eficiencia. Es decir, el grafeno es el material más fino del mundo pero absorbe poca luz, aproximadamente un 3%, y deja pasar a través de él el resto, por lo que no la puede aprovechar para la generación de electricidad.

Los premio Nobel rusos Andre Geim y Kostya Novoselov, de la Universidad de Manchester, han resuelto el problema mediante la combinación del grafeno con unas diminutas estructuras metálicas colocadas de forma especial sobre este material. “Gracias a la combinación con estas nanoestructuras metálicas, el grafeno pudo aprovechar hasta veinte veces más la luz sin sacrificar su velocidad en absoluto”, apunta la investigación.

Lo más importante de este descubrimiento es que su aplicación práctica implicaría una increíble velocidad de comunicación en los cables de internet. Gracias a la naturaleza única de los electrones del grafeno y su alta movilidad, la velocidad de comunicación que se podría alcanzar con este material podría ser decenas y, potencialmente, cientos de veces más alta que la de los cables más rápidos actuales.

“La tecnología del grafeno está madurando día a día, lo que tiene una repercusión directa tanto en el tipo de física tan interesante que encontramos en este material, como en la viabilidad y la gama de aplicaciones posibles”, explica Novoselov.

Para Andrea Ferrari, profesor del departamento de ingeniería de la Universidad de Cambridge y director del equipo colaborador de esta universidad, los resultados demuestran el gran potencial del grafeno en los campos de la fotónica y la electrónica óptica, ya que se podrán aplicar a una gran variedad de dispositivos útiles, como células solares o fotodetectores.

“Esperábamos que estas nanoestructuras pudieran mejorar la eficiencia de los dispositivos que utilizan grafeno, pero nos hemos llevado una grata sorpresa. Los avances han sido espectaculares”, añade Alexander Grigorenko, experto en plasmónica y coautor del estudio.

SINC

martes, 30 de agosto de 2011

Lo más extraño de Júpiter puede estar en sus profundidades

Lo más extraño de Júpiter puede estar en sus profundidades
Júpiter tiene una larga lista de rarezas. Para empezar, es enorme, contiene el 70% del material planetario de nuestro sistema solar; aun así, no es como el mundo rocoso que yace debajo de nuestros pies. Júpiter es tan gaseoso, que se parece más a una estrella. La atmósfera de Júpiter fabrica huracanes, los cuales son el doble de ancho que la Tierra misma, monstruos que generan vientos de casi 644 kilómetros por hora (400 millas por hora), y rayos que son 100 veces más brillantes que los rayos terrestres. El planeta gigante también emite un tipo de radiación que resulta letal para los seres humanos sin protección.

De cualquier forma, la característica más extraña de Júpiter puede ser una "sopa" en sus profundidades, compuesta de un líquido exótico que ocupa 40.233 km (25.000 millas), y que se agita en su interior, denominado: hidrógeno líquido metálico.

“Aquí en la Tierra, el hidrógeno es un gas transparente e incoloro”, dice Scott Bolton, quien es el investigador principal de la misión Juno. “Pero en el centro de Júpiter, el hidrógeno se convierte en algo extraño”.

Júpiter está compuesto de un 90% de hidrógeno, un 10% de helio y una pizca de los otros elementos. En las capas de gas más externas de este gigante, el hidrógeno es un gas al igual que e~ la Tierra. Pero a medida que se va más profundo, una presión atmosférica intensa gradualmente convierte el gas en un líquido denso. Finalmente, la presión se torna tan grande que "exprime" los electrones hacia afuera de los átomos de hidrógeno y el líquido se vuelve conductor, como el metal.

¿Cómo es este líquido?

“El hidrógeno líquido metálico tiene baja viscosidad, como el agua, y es un buen conductor eléctrico y térmico”, dice David Stevenson, de Caltech, quien es experto en formación, evolución y estructura planetaria. “Como si fuera un espejo, refleja la luz; de modo que, si usted estuviera inmerso en él (ojalá que nunca lo esté), no podría ver nada”.

Aquí en la Tierra, se ha fabricado hidrógeno líquido metálico en experimentos llevados a cabo con ondas de choque pero, como dicho hidrógeno no se mantiene en esa forma, sólo se ha producido en pequeñas cantidades durante períodos muy cortos. Si los investigadores están en lo correcto, el núcleo de Júpiter puede estar repleto de océanos de este líquido.

Hay tanto hidrógeno líquido metálico en el interior de Júpiter que transforma al planeta en un enorme generador. “Una capa profunda de hidrógeno líquido metálico y la rápida rotación de Júpiter (aproximadamente 10 horas) crean un campo magnético de 724.200 millones de kilómetros (450 millones de millas) de largo; el más grande en el sistema solar”, comenta Bolton. La magnetósfera de Júpiter puede producir hasta 10 millones de amperes de corriente eléctrica, con auroras que encienden los polos de Júpiter de una manera más brillante que cualquier otro planeta.

A pesar de que los científicos están muy seguros de que el hidrógeno líquido metálico existe en el interior de Júpiter, no saben exactamente cómo está estructurado el interior de este planeta gigante. Por ejemplo, ¿dónde es que el hidrógeno se transforma en conductor? ¿Tiene Júpiter en su interior un núcleo de elementos pesados?

La misión Juno servirá para responder todas estas preguntas clave.

Al confeccionar mapas del campo magnético de Júpiter, así como del campo gravitacional y de la composición atmosférica, Juno nos dará valiosa información sobre cómo está compuesto el interior de Júpiter”.

Es importante entender a este gigante ya que ejerció una gran influencia en la formación del sistema solar. Júpiter se formó de la mayoría de los restos que quedaron después de que el Sol tomó su forma a partir de la nebulosa solar. Este planeta conserva el estado y la composición del material que quedó justo después de que se formó el Sol.

“Él tiene la receta secreta mediante la cual se formaron los primeros planetas de nuestro sistema solar”, dice Bolton. "Y nosotros la queremos”.



Ciencia@NASA

lunes, 29 de agosto de 2011

Plantas de energía nuclear para futuras bases en la Luna y Marte

Plantas de energía nuclear para futuras bases en la Luna y Marte. NASA
La reunión de la Sociedad Americana de Química, que se ha celebrado este fin de semana en la ciudad norteamericana de Denver (Colorado), ha convertido a Marte y la Luna en el centro de todas las miradas.

Varios equipos científicos han centrado sus exposiciones en el planeta rojo, y mientras unos quieren llevar mini-centrales nucleares a tan larga distancia, otros plantean soluciones al problema de la alimentación en un astro que está yermo, aunque pueda haberse encontrado agua helada.

El responsable del proyecto anunció que las primeras plantas de energía nuclear para los futuros asentamientos en la Luna y en Marte ya están en camino.

James Werner, director del Laboratorio Nacional de Idaho del Departamento de Energía (DOE), y su equipo tienen previsto tener una demostración para principios de 2012.

La construcción de estas plantas serviría para producir la electricidad que necesitarían las bases permanentes -habitadas o no- en la Luna, en Marte y en otros planetas a los que pudieran llegar las naves espaciales en un futuro.

Se trata de un proyecto conjunto entre el Departamento de Energía (DOE) y la Agencia Espacial Estadounidense (NASA), que se ha marcado como nuevos retos llegar a un asteroide en 2025 y a Marte en 2030.

Según explicó Werner, las nuevas tecnologías de fisión para la aplicación de energía a ese tipo de superficies son muy diferentes de las estaciones de energía nuclear en la Tierra tal y como las conocemos, que necesitan grandes espacios por sus dimensiones y sus grandes estructuras como las torres de refrigeración.

Las células de la luz del Sol y el combustible fueron los pilares para la generación de electricidad para las misiones espaciales hasta ahora pasado, pero los ingenieros han indicado que la energía solar tiene sus limitaciones.

Las células solares funcionan bien en las órbitas terrestres cercanas pero los expertos aseguran que la energía nuclear ofrece algunas características únicas que podrían apoyar las bases espaciales.

"La mayor diferencia entre los reactores de energía solar y la nuclear es que los reactores nucleares pueden generar energía en cualquier ambiente", explicó Werner.

"La tecnología de fisión nuclear no depende de la luz solar, por lo que es capaz de producir grandes cantidades constantes de energía durante la noche o en entornos hostiles como los que se encuentran en la Luna o Marte", aseguró.

Werner aseguró que la tecnología está "madura" para conseguir un logro así a un precio "asequible" y esta tecnología proporcionaría energía a los astronautas en todo tipo de medioambiente de manera "segura".

domingo, 28 de agosto de 2011

Sorprendente imagen de las galaxias Los Ojos de la Virgen

Sorprendente imagen de las galaxias Los Ojos de la Virgen
El Very Large Telescope de ESO ha tomado una sorprendente imagen de un par de hermosas y particulares galaxias apodadas Los Ojos. La más grande de estas, la NGC 4438, alguna vez fue una galaxia espiral, pero se ha deformado estrepitosamente debido a colisiones con otras galaxias en los últimos cientos de millones de años. Esta fotografía es la primera en ser liberada por el Programa Gemas Cósmicas de ESO, una iniciativa en la que ESO ha otorgado tiempo de observación dedicado a difusión.

Los Ojos están a unos 500 millones de años-luz en la constelación de Virgo (La Virgen) y están separadas por unos 100.000 años-luz. El sobrenombre proviene de las aparentes similitudes entre los centros de este par de galaxias – dos óvalos blancos que parecen un par de ojos resplandeciendo en la oscuridad cuando son vistos con un telescopio de tamaño moderado.

Aunque los centros de estas dos galaxias lucen similares, sus partes exteriores no podrían ser más diferentes. La galaxia en la parte de más abajo a la derecha, conocida como NGC 4435, es compacta y parece estar desprovista de gas y polvo. En contraste, en la galaxia grande en la parte superior a la izquierda (NGC 4438) se ve un sendero de polvo oscuro justo sobre su núcleo; también se pueden ver estrellas jóvenes a la izquierda de su centro y el gas se extiende al menos hasta los bordes de la imagen.

Los contenidos de NGC 4438 han sido arrancados por un proceso violento: una colisión con otra galaxia. Este choque ha distorsionado la forma espiral de la galaxia, tanto como podría pasarle a la Vía Láctea cuando choque con Andrómeda, su galaxia vecina en tres o cuatro mil millones de años.

NGC 4435 puede ser la culpable. Algunos astrónomos creen que el daño causado a NGC 4438 resultó del acercamiento entre las dos galaxias a unos 16.000 años-luz que sucedió hace unos 100 millones de años. Pero mientras la galaxia más grande fue dañada, la más pequeña fue significativamente más afectada por la colisión. Las corrientes gravitacionales de este choque probablemente son responsables de arrancar los contenidos de NGC 4438, de reducir la masa de NGC 4435 y de remover la mayor parte de su gas y polvo.

Otra posibilidad es que la enorme galaxia elíptica Messier 86, bastante más lejos de Los Ojos y que no está visible en esta imagen, fuese responsable del daño causado a la NGC 4438. Observaciones recientes han hallado filamentos de gas de hidrógeno ionizado conectando las dos galaxias, indicando que pueden haber chocado en el pasado.

La galaxia elíptica Messier 86 y Los Ojos pertenecen al Cúmulo Virgo, un grupo de galaxias muy rico. En estos barrios tan densos, las colisiones de galaxias son bastante frecuentes, por lo que tal vez NGC 4438 padeció de encuentros tanto con NGC 4435 como Messier 86.

Esta foto es la primera que se produce como parte del Programa Gemas Cósmicas de ESO. Se trata de una nueva iniciativa para obtener imágenes astronómicas con fines de educación y divulgación. El programa hace uso del tiempo principalmente cuando las condiciones del cielo no son adecuados para las observaciones científicas, con el objetivo de tomar imágenes de objetos interesantes, intrigantes y visualmente atractivos. Los datos también están disponibles para los astrónomos profesionales a través del archivo de la ciencia de ESO.

En este caso, aunque había algunas nubes, la atmósfera era muy estable, lo que permitió un gran nivel de detalles en la imagen tomada con el instrumento FORS2 del VLT. Se utilizó luz pasando a través de dos filtros diferentes: rojo (color rojo) y verde-amarillo (color azul), y los tiempos de exposición fueron 1.800 y 1980 segundos, respectivamente.

ESO

sábado, 27 de agosto de 2011

Los primeros instantes en los que un agujero negro absorbe a una estrella

Una estrella al pasar junto a un agujero negro. AURORE SIMONNET (SONOMA STATE UNIVERSITY)
Dos grupos de investigadores, liderados por la Universidad Estatal de Pensilvania (EE UU), han observado por primera vez qué ocurre en los primeros instantes en los que un agujero negro absorbe a una estrella. Lo sorprendente de este hallazgo es que brinda una oportunidad única de estudiar cómo brilla el chorro relativista de materia que se emite en los inicios del fenómeno.

Un equipo de investigadores ha observado un agujero negro supermasivo en el momento en el que, al parecer, atraía una estrella que se encontraba cerca y la absorbía. Esto ha sido posible gracias al observatorio espacial Swift de la NASA.

“Hasta ahora, este es un suceso único. Aunque hace tiempo que se prevé que tales fenómenos deben ocurrir, el brillo que emite es toda una sorpresa”, declara a SINC Jamie A. Kennea, investigador de la Universidad Estatal de Pensilvania y coautor del estudio que publica el último número de la revista Nature.

Los científicos han determinado que el agujero negro se encuentra en el centro de una galaxia, a una distancia tal que la luz de este fenómeno tardó aproximadamente 4 mil millones de años en alcanzarnos.

Los agujeros negros son comunes en el centro de las galaxias. La propia Vía Láctea alberga uno de aproximadamente 2 millones de veces la masa de nuestro Sol. Sus poderosos campos gravitatorios crean fuertes gradientes que pueden destruir las estrellas que pasan a varios millones de kilómetros de la misma y producen un destello de luz ultravioleta y rayos X.

“Es lo que creemos que le sucedió a la estrella absorbida en este caso. El resultado de este proceso puede haberse observado en varias ocasiones, pero hasta ahora nunca se había visto cómo comenzaba”, apunta Kennea.

Un chorro de partículas ultrarrápidas

Lo que han descubierto los equipos de investigación es que la acreción –crecimiento por adición de materia– de la estrella que se ha visto afectada por la absorción del agujero negro, ha producido un chorro relativista, un resultado que no habían predicho los modelos teóricos previos a la observación.

“Cuando los científicos nos referimos a chorros relativistas, significa que las partículas de ese chorro de materia se mueven muy cerca de la velocidad de la luz. Para estas velocidades es necesario usar la teoría de la relatividad de Einstein (de ahí el término 'relativista') para describir la física de la reacción. La física clásica o newtoniana no funciona a estas velocidades. Es decir, el material en el chorro se mueve muy rápido, a cerca de mil millones de kilómetros por hora”, explica Kennea.

SINC

Un reloj atómico de cesio, el más preciso del mundo a largo plazo

Un reloj atómico de cesio, el más preciso del mundo a largo plazo
Un reloj de cesio que marca la hora atómica en el Reino Unido es ahora el medidor de tiempo más preciso a largo plazo del mundo, según una nueva evaluación del reloj que se publicará el próximo mes de octubre en la revista científica internacional 'Metrologia'.

Los autores de la evaluación son un equipo de físicos del Laboratorio Nacional de Física (NPL, por sus siglas en inglés) en el Reino Unido y la Universidad Estatal de Pennsylvania, en los Estados Unidos.

El reloj pertenece a un grupo de relojes de cesio de élite, creados por laboratorios de tiempo en Europa, Estados Unidos y Japón, como su estándar nacional de frecuencia para la medición del tiempo.

Estas normas nacionales se utilizan para producir el Tiempo Atómico Internacional y el Tiempo Universal Coordinado, utilizados como escalas de tiempo en todo el mundo para procesos tales como la comunicación global, la navegación por satélite y la topografía, y para el sellado de tiempo de las transacciones informáticas entre los mercados financieros y bursátiles. Los métodos utilizados para mejorar el reloj del Reino Unido también se pueden utilizar para evaluar los relojes de fuente de cesio de otros países.

"Las mejoras que describe nuestro trabajo han reducido significativamente las dos mayores fuentes de incertidumbre de medición del reloj de fuente de cesio: el efecto Doppler y el cambio de frecuencia de las lentes microondas", ha explicado el líder del proyecto Krzysztof Szymaniec. Otros autores del artículo son Ruoxin Li y el profesor de física Kurt Gibble. Los físicos evaluaron la actualización reciente del reloj con mediciones físicas y modelos matemáticos desarrollados en la Universidad Estatal de Pensilvania.

"Kurt Gibble, en Pensilvania, realizó importantes contribuciones en el campo de los patrones de frecuencia principal en el desarrollo de modelos para los efectos sistemáticos en los relojes ", ha indicado Szymaniec, y ha añadido que "la incertidumbre de estos efectos, ahora reducida por varios de los nuevos modelos y cálculos numéricos proporcionados por el grupo de Gibble, han sido verificada en el Laboratorio Nacional de Física, y también por el grupo de París".

"Junto con otras mejoras de la fuente de cesio, estos modelos y cálculos numéricos han mejorado la precisión del reloj del Reino Unido mediante la reducción de la incertidumbre hasta el valor más bajo hasta el momento", ha precisado.

Los científicos estiman la precisión de un reloj de fuente de cesio mediante la evaluación de la incertidumbre de todos los efectos físicos que causan cambios en la frecuencia de funcionamiento del reloj, incluyendo las interacciones atómicas con los campos externos, las colisiones entre átomos, y la construcción de los subsistemas del reloj atómico, tales como su cavidad de microondas. Las dos fuentes principales de estas incertidumbres son los cambios de frecuencia causados por el efecto Doppler y las lentes microondas. "Una de las mejoras que nuestro modelo aporta es una mejor comprensión del efecto Doppler que se produce en los relojes de fuente de cesio", ha señalado Gibble.

La otra gran fuente de incertidumbre de la medición -las lentes microondas- es el resultado de las fuerzas que las microondas ejercen sobre los átomos para medir la longitud de un segundo. "Un acuerdo internacional sobre la definición de un segundo es de fundamental importancia en la medición del tiempo", ha explicado Szymaniec, detallando que la duración de un segundo, por acuerdo internacional, es la "frecuencia de transición entre dos subniveles de un átomo de cesio 133".

Para medir esta frecuencia, los relojes de cesio fuente miden dos veces los átomos de cesio enfriados por láser en su viaje a través de la cavidad de microondas del reloj, una vez en su camino hacia arriba y de nuevo en su camino hacia abajo. Para lograr una evaluación precisa de la frecuencia del reloj, los físicos tenían que incluir en sus modelos la comprensión de cómo las microondas empujan la mecánica cuántica de los átomos. Como resultado, según Gibble, "ahora sabemos que el reloj es tan preciso que tiene que ser considerado más bien como un interferómetro atómico".

EUROPA PRESS

viernes, 26 de agosto de 2011

Una supernova cercana a la Tierra será visible con prismáticos

Una supernova cercana a la Tierra será visible con prismáticos
Un equipo internacional de astrónomos ha detectado, horas después de su explosión, una supernova que al aumentar de luminosidad podrá ser vista incluso con unos prismáticos de aquí a una semana debido a su 'cercanía' a la Tierra, 'sólo' 21 millones de años luz.

El hallazgo de una supernova poco después de ocurrir y tan cerca de la Tierra es infrecuente, por lo que el fenómeno está siendo estudiado por todos los telescopios, incluyendo el espacial Hubble, señala una nota difundida por el Lawrence Berkeley National Laboratory en EEUU que detectó la explosión.

La supernova, llamada PTF 11kly, fue descubierta esta semana en la constelación de la Osa Mayor y es del tipo Ia, la más potente de todas, que puede emitir un brillo varias veces superior a la galaxia que la acoge. A través del estudio de estas explosiones estelares los científicos miden la expansión del Universo.

"Pillamos esta supernova poco después de su explosión. PTF 11kly está aumentando de brillo a cada minuto y ya es 20 veces más luminosa que ayer", afirmó Peter Nugent, el primer científico del laboratorio de Berkeley en ver el fenómeno.

"Es la supernova de una generación", señaló Joshua Bloom, profesor adjunto de astronomía de la Universidad de California en Berkeley.

Las supernovas se producen cuando estrellas con una masa equivalente a al menos diez de nuestros soles alcanzan el final de su vida y explotan, produciendo destellos de luz que van aumentando de intensidad con rapidez y pueden durar desde varias semanas a varios meses.

A 'sólo' 21 millones de años luz de la Tierra, una distancia relativamente pequeña en términos de astronomía, PTF 11kly está ganando luminosidad y tiene más brillo que cualquier supernova de su tipo en los últimos 30 años, por lo que podrá ser admirada por los aficionados a la astronomía la semana próxima.

"El mejor momento para ver la explosión de la estrella será justo después del anochecer en el hemisferio norte, dentro de aproximadamente una semana", indicó el astrónomo Mark Sullivan, de la Universidad británica de Oxford.

Para ello serán necesarios "un cielo oscuro y un buen par de prismáticos, aunque un pequeño telescopio será incluso mejor", añadió el científico.

Esta supernova, que según los científicos se convertirá en una de las más estudiadas de la historia, pudo ser vista gracias al sondeo Palomar Transient Factory, que utiliza una cámara de campo amplio para rastrear nuevos objetos en el cielo cada día.

Tan sólo tres horas después de ser vista, los telescopios de las Islas Canarias habían captado el espectro de la explosión estelar, que permite su identificación y clasificación, señaló la nota.

Nunca antes se había medido tan cerca del momento de la explosión el espectro de una supernova, que proporciona valiosa información sobre las capas exteriores de la estrella e indicios sobre el motivo del estallido.

"Estamos hallando nuevas pistas para resolver el misterio del origen de estas supernovas que nos dejan perplejos desde hace 70 años. Pese a haber observado miles de supernovas, nunca he visto nada igual antes", afirmó el científico Andrew Howell de la Universidad de California en Santa Barbara.

EFE

Un pequeño "planeta de diamante" orbitando un púlsar

Un pequeño "planeta de diamante" orbitando un púlsar. Science
Un equipo internacional de científicos ha descubierto un pequeño "planeta de diamante" orbitando un púlsar, que es una estrella de neutrones, a 4.000 años luz de la Tierra, en la contelación de la Serpiente.

La composición de este planeta es cristalina y se cree que "gran parte" de este cuerpo "puede ser similar a un diamante", según el comunicado de la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia (CSIRO), que ha publicado su hallazgo en la revista 'Science'.

Se trata de un pequeño planeta de apenas 60.000 kilómetros de diámetro, una quinta parte de la Tierra, pero de una densidad incluso más alta que la de Júpiter, mucho más grande. Junto con el púlsar, este astro de carbono forma un sistemas binario en el que están separados por unos 600.000 kilómetros.

El planeta diamante, que podría ser llamado 'Lucy' por sus descubridores, según han anunciado, realiza un órbita en torno a su estrella netrónica, llamada PSR J1719-1438, cada dos horas y 10 minutos terrestres. Ségún han observado los astrónomos con el telescopio australiano 'The Dish', se ha convertido en una 'enana blanca y sería el último residuo de lo que fue en el pasado una estrella enorme, cuya mayor parte de su masa se desvió hacia la órbita de este púlsar.

Los púlsares son estrellas de neutrones que rotan a gran velocidad y tienen unos 20 kilómetros de diámetro. Estas estrellas neutrónicas emiten pulsos de ondas de radio que son captadas por los telescopios, explica CSIRO en su comunicado. A pesar de que la distancia entre ambos cuerpos celestes es corta, el planeta no ha sido destruido por las oscilaciones del púlsar debido a su tamaño.

"A pesar de la rareza, este planeta corrobora lo que sabemos sobre cómo estos sistemas binarios evolucionan", ha señalado uno de los líderes de la investigación, Matthew Bailes de la Universidad de Teconología Swinburne de la ciudad de Melbourne. El científico australiano también explicó que la "alta densidad" del pequeño planeta dieron "pistas sobre su origen".

Por lo que han observado, parece estar compuesto principalmente de carbono y oxígeno, con elementos brillantes, como el hidrógeno y el helio.

EFE

jueves, 25 de agosto de 2011

Nuevas técnicas de observación de galaxias

Nuevas técnicas de observación de galaxias
La Unión Europea (UE) ha subvencionado con 7,4 millones de euros una investigación que ha desarrollado una nueva técnica para mejorar la observación de galaxias lejanas, a través de imágenes en tiempo real y de alta resolución.

La técnica, denominada "interferometría electrónica de muy larga base" (e-VLBI), ayuda a los astrónomos a descubrir indicios sobre cómo se forman las galaxias al permitirles una mejor recepción y procesamiento de datos casi en tiempo real durante un experimento, a través de redes ópticas de alta velocidad, explicó la Comisión Europea (CE) en un comunicado.

De este modo, radiotelescopios de todo el mundo pueden funcionar juntos y simular un único telescopio gigantesco, lo que no sólo mejora la calidad de los resultados de la observación, sino que además contribuye a rentabilizar al máximo las inversiones en radiotelescopios, añadió.

Los dos proyectos de telecomunicaciones electrónicas de alta capacidad que han recibido las subvenciones europeas por un montante de 7,4 millones de euros son los llamados EXPReS y NEXPReS, que apoyan la realización y uso de la astronomía e-VLBI, confirmó la CE.

El programa EXPReS se llevó a cabo entre 2006 y 2009, en tanto que el NEXPReS se desarrolla de 2010 a 2013 por parte de quince institutos de investigación e instalaciones informáticas avanzadas de España, Alemania, Australia, Dinamarca, Finlandia, Italia, Letonia, Holanda, Polonia, Reino Unido y Suecia.

La Comisión explicó que los radioastrónomos observan los objetos del cielo para entender cómo evolucionan e interactúan las galaxias.

Indicó que las observaciones mediante interferometría de muy larga base tradicional (VLBI) se efectúan mediante telescopios situados en varios países que enfocan simultáneamente la misma fuente, de forma que cuanto mayor sea la distancia entre los telescopios, mejor pueden distinguirse los detalles de la fuente.

Tradicionalmente, cada observatorio registraba los datos en discos duros que luego se enviaban a un superordenador central para su análisis.

En cambio, la nueva técnica e-VLBI permite a los telescopios conectarse directamente al superordenador central mediante fibra óptica, con lo que se ahorran los costes de gestionar soportes de memoria y se consiguen resultados con mucha mayor rapidez, apuntó.

Los datos se procesan a continuación en tiempo real, de manera que los astrónomos reciben los resultados científicos transcurridas unas horas en vez de semanas, concluyó la CE.

EFE

La partícula de Dios pudo ser sólo un espejismo

La partícula de Dios pudo ser sólo un espejismo
Científicos internacionales que buscan identificar el Bosón de Higgs, el mayor enigma de la física, indicaron que la evidencia de la existencia de esta partícula elemental, también llamada "partícula de Dios" y que se supone que otorga masa a los objetos, se debilita.

No obstante, destacaron que si el Bosón de Higgs resulta ser un espejismo, el camino estaría abierto a avances en el territorio conocido como "nueva física" para tratar de responder a uno de los grandes misterios del cosmos.

"En este momento no vemos ninguna evidencia del Bosón de Higgs en la región de baja masa en la que es probable que esté", detalló el físico Howard Gordon, subdirector del programa de operaciones estadounidense del Experimento ATLAS.

En el centro de investigación CERN, cuyo gigantesco Gran Colisionador de Hadrones (LHC) ha sido el foco de la búsqueda, informó en una conferencia en Mumbai que los signos posibles del Higgs señalados el mes pasado se veían ahora como menos importantes. Varios científicos del centro realizaron comentarios donde se planteaba la posibilidad de que la partícula misteriosa podría no existir.

En julio pasado, los físicos anunciaron que uno de los experimentos del LHC había mostrado prometedoras pruebas sobre la presencia del Bosón de Higgs. Sin embargo, en esta ocasión Gordon señaló que dichos indicios ya eran poco significativos.

Sin embargo, los físicos no están dispuestos a descartar la posibilidad de que el Bosón de Higgs exista, y el acelerador de partículas aún debe examinar una gran cantidad de datos en la gama baja del espectro, dijo.

El director de investigación del CERN, Sergio Bertolucci, dijo que los científicos esperan saber más sobre la existencia o no de esa partícula elemental el próximo año. En un comunicado, el CERN indica que los resultados más recientes actualizaron hallazgos que causaron entusiasmo en otra reunión científica el mes pasado en Grenoble, "muestran que a la esquiva partícula Higgs, si es que existe, se le agotan los lugares donde esconderse", enfatiza el texto.

e-consulta.com

miércoles, 24 de agosto de 2011

WISE descubre las estrellas más frías

WISE descubre las estrellas más frías. NASA
La sonda espacial WISE ha descubierto las estrellas más frías hasta el momento, con una temperatura similar a la del cuerpo humano, ha informado la agencia espacial estadounidense (NASA) a través de un comunicado.

La sonda puede detectar, gracias a su visión infrarroja, débiles resplandores como los de estos astros oscuros, denominadas enanas.

Tras una década de intentos por parte de la agencia espacial para hallar estos cuerpos estelares, WISE ha logrado detectar seis de ellas, las cuales se encuentran a una distancia relativamente cercana al Sol, a unos 40 años luz.

"WISE supervisa todo el cielo en busca de estos y otros objetos, y fue capaz de ver su luz débil con su visión infrarroja de alta sensibilidad", dijo Jon Morse, director de la División de Astrofísica de la NASA en Washington.

"Estas estrellas son 5.000 veces más brillantes en las longitudes de onda infrarroja de WISE, observadas desde el espacio, que si fueran observadas desde la Tierra", añadió. Los miembros más fríos de esta familia de estrellas son las enanas marrones, a veces conocidas como estrellas 'fallidas'.

En su caso, no poseen la masa suficiente para fusionar átomos en sus núcleos y por lo tanto no se queman con el fuego que mantienen estrellas como nuestro Sol, que brilla de manera constante durante miles de millones de años.

En cambio, estos objetos fríos se desvanecen con el tiempo, hasta que la poca luz que emiten es en longitudes de onda infrarrojas. Los astrónomos estudian las enanas marrones para comprender mejor cómo se forman los astros y comprender las atmósferas de planetas fuera de nuestro Sistema Solar.

Las atmósferas de las enanas marrones son similares a las de planetas gigantes gaseosos como Júpiter, pero son más fáciles de observar debido a que están solas en el espacio, lejos de la cegadora luz de una estrella madre.

Hasta ahora, los datos revelados por WISE han descubierto más de un centenar de enanas marrones. La sonda ha llevado a cabo el estudio más avanzado del cielo en longitudes de onda infrarrojas hasta la fecha.

EFE

martes, 23 de agosto de 2011

Descubren hielo y metano en el planeta enano 2007 OR10

Descubren hielo y metano en el planeta enano 2007 OR10
Astrónomos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) han descubierto que el planeta enano 2007 OR10 (conocido como 'Blancanieves') es un mundo helado, con la mitad de su superficie cubierta de hielo de agua que, antiguamente, fluía a través de volcanes. Además, los nuevos hallazgos sugieren que el planeta, cuya superficie es de color rojo, está cubierto por una fina capa de metano, restos de una atmósfera que poco a poco se pierde en el espacio.

Según han señalado los autores principales de este estudio, que se publicará en el 'Astrophysical Journal Letters', Mike Brown y Barbara Rosemberg, este hallazgo permite "ver lo que alguna vez fue un pequeño mundo activo con volcanes agua y una atmósfera, y ahora acaba estando congelado, muerto, con una atmósfera que poco a poco se va desvaneciendo".

El planeta 'Blancanieves' fue descubierto en el 2007 como parte de la tesis doctoral del ex estudiante graduado de Brown Meg Schwamb. El planeta enano órbita alrededor del Sol en el borde del sistema solar y es aproximadamente la mitad del tamaño de Plutón, por lo que es el quinto planeta enano.

Cuando hizo su descubrimiento, el estudiante había supuesto erróneamente que se trataba de un cuerpo helado que se había desprendido de otro planeta llamado Haumea, así que lo apodaron Blancanieves por su presunto color blanco. Sin embargo, las observaciones de seguimiento revelaron que Blancanieves es en realidad uno más de los objetos rojos que pululan por esa zona del sistema solar.

A partir de entonces, los expertos estudiaron a 2007 OR10 con el fin de explicar el por qué del color rojo a pesar de estar cubierto de hielo de agua que es "casi siempre blanco" y la solución la hallaron en otro planeta enano, Quaoar, descubierto en 2002. Quaoar es ligeramente menor que Blancanieves, pero lo suficientemente grande como para haber tenido una atmósfera y una superficie cubierta de volcanes que arrojaron un hielo derretido, que luego se congeló a medida que fluía sobre la superficie.

Precisamente, los científicos sabía que por su tamaño en Quaoar no se podían retener para siempre compuestos volátiles como el metano, monóxido de carbono o nitrógeno. De este modo, se sabe que miles de millones de años después de haberse formado, el planeta empezó a perder su atmósfera en el espacio y actualmente lo único que queda es algo de metano.

"Blancanieves es similar al de Quaoar, lo que sugiere que lo que sucedió en Quaoar también sucedió en 2007 OR10", han explicado Brown y Rosemberg, quienes señalan que el color rojo del hielo se debe al metano. Aún así, la presencia del metano no es aún definitiva. Para averiguarlo, los astrónomos tendrán que utilizar un gran telescopio.

elindependientedecanarias.com

lunes, 22 de agosto de 2011

La física es la ciencia mas próxima a la naturaleza de las matemáticas

La física es la ciencia mas próxima a la naturaleza de las matemáticas
¿Podría decirse que en las matemáticas está la respuesta a todo? En mi opinión, la respuesta a la pregunta es no. En el ámbito de las ciencias físicas biológicas o sociales, y a su vez en ingeniería, las matemáticas proporcionan herramientas que permiten expresar con rigor los resultados de estas ciencias y, por tanto, entender mejor la naturaleza. En cualquier caso, son necesarios los métodos propios de cada una de las ciencias para que el conocimiento en ellas pueda avanzar.

Si usamos el símil de una ciencia experimental, el proceso se podría explicar así: en base a resultados experimentales o a una reflexión sobre conocimientos previos se formula un modelo matemático para explicar cierto fenómeno. Este modelo necesita validarse con posterior experimentación. En tanto que el modelo es dado por válido, la pura deducción matemática aporta nuevas verdades sobre el fenómeno que se estudia.

Sin embargo, el desarrollo de las matemáticas no se circunscribe a este diálogo con otras ciencias. Las matemáticas tienen la entidad de ciencia independiente, con sus propios métodos preguntas y desarrollo natural. Si bien en muchas ocasiones este desarrollo ha venido motivado por las necesidades de otras ciencias, como es el caso de la teoría de juegos, en muchas otras ocasiones los desarrollos matemáticos se han adelantado siglos a sus aplicaciones prácticas. Por ejemplo, Einstein se encontró con un cuerpo de conocimientos de Geometría Diferencial suficiente para poder formular la Teoría de la Relatividad. Si estas matemáticas no hubieran sido ya bien entendidas por los científicos de la época habría sido muy difícil que este descubrimiento se hubiera realizado.

A lo largo del siglo XX el diálogo entre las matemáticas y la física ha sido cada vez más profundo y fecundo. En 1960, el físico Eugene Wigner publicó un artículo titulado The Unreasonable Effectiveness of Mathematics in The Natural Sciences, en el que observaba que la estructura matemática de una teoría física revelaba más sobre los posibles avances futuros que las evidencias empíricas, y argumentaba que esto reflejaba una relación profunda entre matemáticas y física.

Por ejemplo, en el intento de crear una teoría que explique unificadamente la gravitación y todas las interacciones entre partículas, los físicos han hecho sorprendentes predicciones matemáticas totalmente teóricas. A su vez, los matemáticos han conseguido confirmar estas predicciones y desarrollar nuevas teorías que sirven a los físicos teóricos de posibles marcos para formular sus ideas.

Posiblemente la física es la ciencia mas próxima a la naturaleza de las matemáticas y, por ello, ha sido la primera en la cual el diálogo con las matemáticas ha alcanzado una profundidad y belleza sorprendentes. No obstante, a medida que avanzan las matemáticas, sus aplicaciones en las otras ciencias ganan en profundidad, y este diálogo puede empezar a vislumbrarse. Por ejemplo: hay cada vez más matemáticos interesados en las relaciones con la biología.

JAVIER FERNÁNDEZ DE BOBADILLA | Investigador del ICMAT (Instituto de Ciencias Matemáticas) | Publico.es

domingo, 21 de agosto de 2011

El exótico clima marciano

El exótico clima marciano
Si algún día los viajes interplanetarios tripulados se hicieran realidad y el turismo de masas invadiera el Sistema Solar, probablemente Marte sería el destino turístico más demandado. Su espectacular orografía, la más extrema del Sistema Solar, atraería a montañeros y aventureros.

El turista menos atrevido podría visitar los lechos de los valles por donde, en un pasado remoto, el agua circulaba, o los campos de dunas del hemisferio Norte. Además Marte es, de todo el Sistema Solar, el cuerpo más parecido a nuestro planeta y el que tiene un clima más benigno. Marte, cuyos días tienen una duración similar a la de los días terrestres, está situado solo ligeramente (a la escala del Sistema Solar) más lejos del Sol que la Tierra. Por ello, sus temperaturas son algo más frías que las terrestres, pero mucho más amigables que las gélidas temperaturas de los remotos planetas gaseosos o las abrasadoras de Mercurio y Venus.

El eje de rotación marciano tiene una inclinación similar a la del eje terrestre, por lo que el año marciano (que dura unos 687 días), está marcado, como el año terrestre, por un ciclo estacional. Pero la atmósfera de Marte también produce algunos de los fenómenos climáticos más exóticos, sin parangón en ninguno de los otros cuerpos que forman nuestro Sistema Solar.

Entre las características que diferencian la atmósfera marciana de la terrestre podemos destacar dos. En primer lugar, la atmósfera marciana se compone mayoritariamente por dióxido de carbono (CO2), en lugar de la mezcla de nitrógeno (N2) y oxígeno (O2) que hace respirable la atmósfera terrestre. En segundo lugar, la atmósfera de Marte es mucho más tenue: la presión media en superficie es más de cien veces menor que la presión a nivel del mar en la Tierra. Esto tiene importantes implicaciones: a estas presiones, el agua no puede hallarse en estado líquido y pasa directamente de estado gaseoso a estado sólido, y viceversa. Es decir, en condiciones normales, no puede haber agua líquida en la superficie del planeta rojo.

Además, una atmósfera fina, como la marciana, tiene mucha menos capacidad para redistribuir la energía que una atmósfera densa, como la venusina. Por ello, las variaciones de temperatura en Marte, tanto entre día y noche como entre las distintas estaciones, son mayores a las que estamos acostumbrados en nuestro planeta. Así, si en un buen día de verano, a mediodía, la temperatura en Marte puede ser similar a la de un día primaveral en España, unos 10-20 grados, al caer la noche el termómetro puede bajar hasta unos heladores -60 grados. Y si nos desplazamos hasta el polo del hemisferio de invierno las temperaturas descienden por debajo de los -140 grados. Otra consecuencia curiosa de la naturaleza tenue de la atmósfera reside en que, en las capas atmosféricas más cercanas a la superficie del planeta, la temperatura varía fuertemente con la altura. Durante el día, un turista que posara sus pies en Marte tendría los pies unos 20 grados más calientes que la cabeza.

Las temperaturas que se alcanzan en invierno en las regiones polares son tan frías que el CO2 atmosférico se congela y se deposita en superficie, lo que da lugar a los casquetes polares. Al llegar la primavera, y con ella los primeros rayos de sol, la temperatura aumenta, el casquete polar comienza a sublimar y el CO2 vuelve a la atmósfera en forma gaseosa (tampoco el CO2 puede estar en estado líquido en Marte). Un turista ingenuo podría pensar que esto no es nada especialmente exótico: también nuestro planeta tiene casquetes polares. Sin embargo, hay una diferencia fundamental. En la Tierra es el vapor de agua, un componente minoritario de la atmósfera, el que se congela y forma los casquetes polares, por lo que este ciclo no afecta a la masa atmosférica. En Marte es el componente mayoritario de la atmósfera, el dióxido de carbono, el que se deposita en los casquetes polares, de forma que en este ciclo de congelación y sublimación interviene hasta una tercera parte de la atmósfera. Esto hace que la presión superficial tenga fuertes variaciones, de hasta un 30%, durante un año marciano.

La atmósfera de Marte es extremadamente seca. Si concentráramos en la superficie toda el agua que hay en la atmósfera de Marte, formaría una capa de un espesor de solo unas cuarenta micras (una micra es una millonésima parte de un metro). Sin embargo, como las temperaturas atmosféricas son muy bajas, el aire se satura fácilmente de agua y da lugar a nubes o a la formación de escarcha durante la noche. Las nubes, más abundantes en las regiones polares durante el invierno y en regiones ecuatoriales durante el equinoccio de primavera, tienen características que serían familiares para un turista terrestre. Los flancos de las altas montañas marcianas suelen tener asociados penachos de nubes, y, al amanecer, pueden formarse nieblas en el fondo de los valles. Como estas nubes están formadas por partículas de hielo de agua muy pequeñas, no producen precipitación: son similares a los cirros terrestres. Sin embargo, recientemente, la sonda Phoenix, que se posó en superficie en las altas latitudes del hemisferio norte de Marte, observó cómo de una nube se desprendían penachos de partículas de hielo, que llegaban hasta la superficie. ¡Por primera vez veíamos cómo nevaba en Marte!

Además de estas nubes de hielo de agua, en Marte también se forman unas nubes más exóticas, compuestas por hielo de dióxido de carbono. Estas nubes suelen producirse en la fría noche polar, o en capas muy altas (entre 60 y 100 km de altura) de la atmósfera.

Si existe un elemento que define la atmósfera de Marte, se trata de la presencia de polvo en suspensión. El fino polvo marciano se halla siempre presente en la atmósfera marciana, de manera que la deposición de polvo sobre los paneles solares es uno de los problemas elementales a los que deben hacer frente los robots que operan en la superficie del planeta. En las planicies marcianas, durante las horas de mayor temperatura, suelen formarse remolinos de polvo similares a los que se forman en los desiertos terrestres, pero con alturas que pueden llegar a los diez kilómetros y que dejan a su paso marcas características sobre la superficie del planeta. A escalas mayores, es frecuente la formación de tormentas de polvo, que suelen abarcar cientos de kilómetros pero que en ocasiones pueden llegar a cubrir todo el planeta. Estas grandes tormentas de polvo afectan a la temperatura atmosférica, ya que el polvo absorbe eficientemente la radiación solar. Se forman siempre en la misma época, cuando es verano en el hemisferio sur y el planeta se sitúa en el perihelio de su órbita (el punto más cercano al Sol). Sin embargo, no todos los años se forman estas tormentas globales: por qué unos años el polvo cubre todo el planeta y otros no es uno de los grandes misterios por resolver del planeta vecino.

Como cada vez que visitamos un nuevo lugar, muchos rincones del clima marciano se nos quedan sin explorar: la reciente (y aún controvertida) detección de metano en su atmósfera o el motivo de que, si Marte hoy día no puede albergar agua líquida, haya fuertes evidencias geológicas de su presencia en el pasado remoto (y no tan remoto). Habrá que ir buscando billete para una nueva visita al planeta rojo.



Francisco González Galindo | Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC)

Stephen Hawking vuelve hablar de cosmología

Stephen Hawking vuelve hablar de cosmología
Antes de ser internado en un hospital londinense a su regreso de Estados Unidos, donde dio una conferencia en la universidad de Arizona, el célebre físico y experto en cosmología Stephen Hawking, de 69 años, tuvo oportunidad para dar una entrevista a un diario londinense, aportando interesantes observaciones sobre su trabajo científico y sus incursiones en el campo literario.

Sobre el LHC o el Gran Colisionador de Hadrones, ubicado en el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) de Ginebra, que trata de encontrar la famosa “partícula divina”, Hawking comentó que está a la expectativa de sus resultados, pero aclaró que es todavía temprano para saber lo que revelará, ya que le faltan dos años para desarrollar toda la energía necesaria, que será cinco veces la actual. Sin embargo, teme que se presenten más inconvenientes –como el que paralizó el proyecto poco después de su arranque- o que se encuentren cosas totalmente inesperadas, lo que considera normal cuando se realizan investigaciones tan revolucionarias sobre el origen del universo.

Hawking también está pendiente de una nueva partícula que aparentemente se encontró en el Fermilab, otro laboratorio similar al del CERN (ubicado en Texas) diciendo que los resultados lucen muy interesantes, pero deben ser confirmados primero por otros aceleradores. Esas investigaciones están en la línea con las que se realizan en Ginebra, aunque tiene fondos muy inferiores a los del CERN y emplea a más de 500 científicos. Hawking considera ambas investigaciones como muy estimulantes, pues se están desentrañando los misterios de nuestro universo, pero reconoce que podría haber universos paralelos donde se apliquen leyes físicas diferentes.

Hawking comentó sobre los últimos descubrimientos astronómicos logrados con telescopios orbitales como el Hubble y el Kepler, que muestran la existencia de miles de millones de galaxias y la posibilidad de millones de planetas, algunos similares a la Tierra y quizás con vida inteligente. Pero Hawking no aconseja comunicarse con esos mundos, ya que teme que sean mucho más inteligentes que nosotros y con un desarrollo tecnológico tan avanzado que pudieran destruirnos si vinieran. Y sobre la existencia de cielos e infiernos que predican algunas religiones, Hawking fue terminante en consideraros como mitos inútiles y dañinos, que nos impide realizar nuestro potencial en vida.

Sobre los recientes terremotos en Japón y Chile, Hawking se mostró confiado en que la especie humana –que ha sobrevivido muchos desastres naturales- sabrá encarar todas las dificultades para salir adelante. Esto, a menos que se trate de una colisión de un gran asteroide con la Tierra. Estas observaciones irreverentes están explicados en su último libro, “El gran diseño”, el cual no fue un best-seller como el primero, “Una breve historia del tiempo”, del cual se vendieron 10 millones de ejemplares. Ahora Hawking está revisando su libro más popular para simplificarlo y reducir su extensión, esperando hacerlo más asequible para las mayorías.

La vida privada de un genio feliz

La entrevista dio pie a indagar un poco más sobre su vida privada. Hawking reconoce que su enfermedad neurológica, ha sido una gran limitación, pero aclara que le enseñó a no compadecerse de sí mismo, y lo hizo concentrar en lo que todavía podía lograr. En este punto, Hawking aprovechó para agradecer lo que calificó de “excelentes cuidados médicos del sistema de salud británico”, que le permitieron conservar un mínimo de calidad de vida.

Finalmente, dice sentirse más feliz ahora que antes de contraer la ALS, ya que le permite dedicarse a la física teórica, una de las pocas áreas en que esa condición no es una limitación seria. Asimismo, el científico dijo alegrarse de poder comunicarse con sus colegas por correo electrónico para compartir datos y conocimientos, algo que no podía hacer fácilmente hace 20 años.

En línea con la posibilidad de viajar en el tiempo, como supone en sus libros, Hawking dijo que le gustaría regresar al momento de 1967 en que nació Roberto, su primer hijo, algo que considera el momento más feliz de su vida.

Roberto Palmitesta | analitica.com

sábado, 20 de agosto de 2011

Energía de fusión, la energía de las estrellas

Energía de fusión, la energía de las estrellas
Los combustibles fósiles se agotarán en apenas un siglo y no nos conviene dejar que sigan liberando gases de efecto invernadero a la atmósfera durante más años. La humanidad se ve obligada ya a buscar y a hacer rentables otras formas de energía. Las más nueva y prometedora es la energía de fusión, la energía de las estrellas, la misma que produce el Sol y que alimenta la vida que conocemos.

En Redes, el físico Steven Cowley, del Culham Centre for Fussion Energy de Reino Unido, nos pone al día de los avances en la carrera por conseguir reproducir en la Tierra la energía de las estrellas, que llegará a ser virtualmente inagotable, segura, sin emisiones de carbono a la atmósfera ni residuos radiactivos de larga duración. Esperamos que este duro reto sea pronto una realidad.


redesparalaciencia

Nuevas propiedades del flujo de partículas en líquidos

Nuevas propiedades del flujo de partículas en líquidos. Universidad Tecnológica de Viena
Un equipo de científicos austríacos ha realizado un descubrimiento interesante sobre cómo pueden formarse partículas en líquidos siguiendo patrones organizados.

Según informan en un artículo publicado en la revista Physical Review Letters, estos científicos de la Universidad Tecnológica de Viena (TU Viena) y de la Universidad de Viena han descubierto que un líquido no tiene por qué estar compuesto por una agrupación desordenada de moléculas. Su investigación ha sacado a relucir estructuras desconocidas formadas por partículas diminutas flotando en líquidos. Parece ser que si se ejerce presión mecánica ciertas agrupaciones de partículas pueden formar hileras de forma espontánea y modificar enormemente las propiedades del líquido.

Los autores estudiaron líquidos que contienen partículas diminutas en suspensión (coloides) como sangre, tinta y gachas mediante simulaciones informáticas. En algunos de estos líquidos las partículas forman agrupaciones que se convierten en estructuras regulares, de forma similar a como se acumulan los átomos en un cristal. Examinando estas sustancias cristalinas los científicos averiguaron que, si se ejerce presión mecánica, el patrón cristalino puede modificarse para generar una estructura distinta e incluso desaparecer completamente.

Si las partículas diminutas son capaces de acumularse se pueden formar agrupaciones, y dentro de estas pueden superponerse y mezclarse. Sorprendentemente, estas agrupaciones no adoptan posiciones aleatorias, sino que forman una estructura espontánea y regular denominada «cristal de acumulación» (cluster crystal). Los científicos encargados del estudio observaron que en un principio la estructura cristalina comienza a derretirse y las conexiones entre las agrupaciones a romperse. De estas agrupaciones licuadas de partículas surge espontáneamente un nuevo orden regular y se forman hileras largas y rectas de partículas alineadas en paralelo.

Arash Nikoubashman, de la TU Viena y autor principal del estudio, explicó: «Si se aumenta la densidad de las partículas se añaden más partículas a cada agrupación, pero la distancia entre ellas no varía».

Durante el proceso de creación de estas hileras el líquido se diluye y su viscosidad se reduce. Esto se debe a que las hileras se deslizan con facilidad las unas respecto a las otras. Si el material se somete a más presión las hileras también se rompen y forman «un líquido fundido sin estructura de agrupaciones de partículas» y su viscosidad vuelve a aumentar. La cantidad de partículas que se desplazan de su posición inicial y frenan el flujo también se eleva. Este comportamiento es el mismo en todo tipo de cristales de acumulación.

El estudio reseñado se basa en otros anteriores realizados sobre el tema que ya mostraron que estas partículas podían presentar comportamientos extraños en condiciones externas definidas.

Además de los aspectos teóricos, estos descubrimientos poseen implicaciones para una amplia gama de aplicaciones prácticas, por ejemplo para el estudio de la sangre o polímeros largos como el ADN o para la construcción de amortiguadores de vibración y ropa protectora. También son importantes para la biotecnología y las industrias petroquímica y farmacológica o para cualquier otra actividad que se sirva de nanomateriales confeccionados a medida.

CORDIS

viernes, 19 de agosto de 2011

Conocer mejor la evolución de las tormentas solares

La zona naranja representa una eyección de masa coronal.  NASA
Las observaciones de las misiones solares SOHO y STEREO de la NASA han revelado nuevos datos que ayudarán a conocer mejor la evolución de las tormentas solares, que pueden dañar satélites y causar fallos en las comunicaciones, y facilitar las predicciones climáticas en la Tierra.

Científicos de la Universidad de Standford (California) han diseñado un nuevo método para detectar las llamadas 'eyecciones de masa coronal' (CME) causantes de las auroras boreales pero también de las interrupciones en las comunicaciones.

Estas erupciones solares emergen del interior del Sol como fuertes campos magnéticos, estallan hacia la superficie y arrojan una enorme burbuja de plasma magnético, lo que provoca una onda que se expande hacia el Sistema Solar.

Su existencia está documentada pero los científicos siguen indagando para estudiar cómo detectarlas antes de que se formen para poder evitar sus consecuencias, ya que además de las comunicaciones, estas eyecciones son peligrosas para los astronautas en el espacio y pueden provocar apagones eléctricos en la Tierra.

Utilizando las observaciones con el Observatorio Solar y Heliosférico SOHO, una misión conjunta de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), el profesor Stathis Ilonidis y su equipo, fueron capaces de detectar señales de la formación de manchas solares emergentes antes de que lleguen a la superficie del Sol.

El estudio, publicado en la revista 'Science', indica que los campos magnéticos emergen de 0,3 a 0,6 kilómetros por segundo y provocan manchas solares uno o dos días después de ser inicialmente detectadas.

Por otra parte, la NASA ha presentado nuevas imágenes proporcionadas por las naves gemelas STEREO, que fueron lanzadas en 2006, para mejorar la capacidad de predecir las tormentas solares.

EFE

Teoría actual sobre la formación de los agujeros negros

Teoría actual sobre la formación de los agujeros negros
Separemos con una red imaginaria un conjunto de materia del resto del universo. Cualquier materia vale: unos trozos de hierro, un cubo de agua, una casa, la Tierra entera, el Sol o una galaxia completa con todas sus estrellas. Construyamos ahora un fino hula hoop con circunferencia en metros igual a 1,48x10-27 veces la masa total en kilogramos del conjunto de materia elegido. Si conseguimos compactar toda esa materia, como hacen los camiones de la basura, hasta que pueda pasar por dentro del hula hoop en cualquier dirección, habremos conseguido formar un agujero negro.

Un trozo de hierro, o el Sol entero, gravita sobre sí mismo, esto es, intenta encogerse por efecto de la gravedad. Sin embargo, las fuerzas estructurales del material (la presión del gas en el caso del Sol) son demasiado poderosas como para dejarse ganar por la tenue fuerza de la gravedad. Sin embargo, cuando la materia es muy compacta en relación a su masa total, la fuerza de la gravedad siempre acaba ganando, produciendo el colapso de la materia en cuestión sobre sí misma y generando así un agujero negro. Para hacernos una idea de los números involucrados, si consiguiéramos compactar la Tierra hasta que tuviera el tamaño de una típica canica de cristal, esta se convertiría en un agujero negro. Sin embargo, no tenemos que asociar necesariamente agujero negro con densidades gigantescas. Cuanta más materia tengamos para formar un agujero negro, la densidad que es necesario alcanzar en la compactación es menor. Nuestra galaxia se convertiría en un agujero negro sólo con que la contrajésemos hasta ocupar una región de diez años luz de radio, momento en el cual sólo habría alcanzado la densidad del aire que nos envuelve.

Sin embargo, una cosa es lo que nos dice y permite la teoría general de la relatividad, la teoría más precisa de que disponemos para describir los fenómenos gravitatorios, y otra cosa el camino específico que utiliza la naturaleza para formar agujeros negros. Cada paso en favor de la contracción gravitatoria es contrarrestado por diversos mecanismos de presión estructural que detienen la contracción haciendo complicada la formación de agujeros negros. Cuando las estrellas comunes agotan su combustible termonuclear, el cual proporciona la presión que las mantiene estables, después de pasar por varias y complejas fases evolutivas se contraen hasta formar enanas blancas o estrellas de neutrones (estas últimas son el residuo final de lo que se conoce como explosiones de supernova). Estos objetos celestes soportan su autoatracción gravitatoria gracias a un nuevo tipo de presión de origen cuántico, aquella basada en la contrastada aversión que tienen los electrones o los neutrones, respectivamente, a estar demasiado juntos (estas dos partículas, junto con los protones, son los constituyentes fundamentales de toda materia). Las estrellas de neutrones, en particular, tienen una densidad gigantesca, pero todavía un tamaño de unas dos veces el tamaño crítico que las convertiría en agujeros negros.

Sin embargo, la relatividad general nos dice que la repulsión entre las partículas constituyentes no puede soportar estructuras con una masa mayor que unas tres veces la masa del Sol. Si arrojamos materia adicional sobre una estrella de neutrones, al final la estructura colapsará sobre sí misma para formar un agujero negro. También puede suceder que si la masa de la estrella progenitora es extremadamente alta (más de cien veces la masa del Sol), en su explosión como hipernova (forma muy energética de supernova acompañada de emisión de rayos gamma) el núcleo tenga un sobrepeso que lo lleve directamente a formar un agujero negro. Todo indica que estas dos vías son las que llevan a la formación de los objetos extremadamente oscuros y compactos que se han detectado. Que realmente tengan un tamaño menor que el crítico es algo que todavía desconocemos. Mientras no se demuestre lo contrario, seguiremos llamándolos agujeros negros.

CARLOS BARCELÓ | Publico.es

jueves, 18 de agosto de 2011

Una nube de hidrógeno primitiva cuenta con propulsión central

Una nube de hidrógeno primitiva cuenta con propulsión central
Observaciones desde el Very Large Telescope de ESO han esclarecido la fuente de poder de una rara y amplia nube de gas resplandeciente en el Universo primitivo. Las observaciones muestran por primera vez que esta gigante “mancha Lyman-Alfa” –uno de los objetos individuales más grandes que se conocen- debe ser alimentada por galaxias en su interior. Los resultados aparecen en la revista Nature.

Un equipo de astrónomos ha usado el Very Large Telescope de ESO para estudiar un inusual objeto llamado mancha “Lyman-Alfa”. Estas enormes y muy luminosas estructuras normalmente se ven en regiones del Universo primitivo donde la materia está concentrada. El equipo descubrió que la luz proveniente desde estas manchas es polarizada. En la vida diaria, por ejemplo, la luz polarizada se usa para crear efectos 3D en el cine. Esta es la primera vez que se descubre la polarización en una mancha Lyman-alfa, y esta observación ayuda a develar el misterio de cómo brillan las manchas.

“Hemos mostrado por primera vez que el resplandor de este enigmático objeto corresponde a luz dispersa que proviene de las galaxias brillantes escondidas en su interior, en lugar de provenir del gas a través de la propia nube brillante”, explica Mathew Hayes (Universidad de Toulouse, Francia), autor principal del artículo.

Las manchas Lyman-Alfa son uno de los objetos más grandes del Universo: nubes gigantes de gas de hidrógeno que puede alcanzar diámetros de unos pocos cientos de miles de años-luz (unas pocas veces más grandes que el tamaño de la Vía Láctea), y que son tan poderosas como la más brillantes galaxias. Suelen encontrarse a grandes distancias de modo que las vemos como eran cuando el Universo tenía sólo unos pocos millones de años. Por lo tanto, son importantes en nuestro entendimiento de cómo se formaron y evolucionaron las galaxias cuando el Universo era más joven. Sin embargo, la fuente de poder de su luminosidad extrema, y la naturaleza principal de las manchas, permanece sin ser resuelta.

El equipo estudió una de las primeras y más brillantes de estas manchas en ser encontrada. Conocida como LAB-1, fue descubierta en el año 2000 y está tan lejos que su luz se ha demorado unos 11.500 millones de años en llegar a nosotros. Con un diámetro de unos 300.000 años-luz también es una de las más grandes conocidas y tiene varias galaxias primitivas en ella, incluyendo una galaxia activa.

Existen varias teorías que compiten por explicar las manchas Lyman-Alfa. Una idea postula que brillan cuando gas frío es arrastrado por la poderosa gravedad de la mancha y se calienta. Otra postula que son brillantes porque hay objetos brillantes en su interior: galaxias experimentando una vigorosa formación estelar o conteniendo voraces agujeros negros que tragan materia. Las nuevas observaciones muestran que son las galaxias embutidas y no el gas arrastrado lo que propulsa a LAB-1.

El equipo probó las dos teorías para medir si la luz de las manchas estaba polarizada. Mediante el estudio de cómo la luz es polarizada los astrónomos pueden averiguar los procesos físicos que produjeron la luz o qué le ha pasado entre su origen y su llegada a la Tierra. Si es reflejada o aislada se vuelve polarizada y este sutil efecto puede detectarse mediante un instrumento muy sensible. Sin embargo, medir la polarización de la luz desde una mancha Lyman-Alfa es una observación muy desafiante debido a su gran distancia.

“Estas observaciones no se podrían haber hecho sin el VLT y su instrumento FORS. Claramente necesitábamos dos cosas: un telescopio con al menos un espejo de ocho metros para captar suficiente luz y una cámara capaz de medir la polarización de luz. No muchos observatorios en el mundo pueden ofrecer esta combinación”, agrega Claudia Scarlata, co-autora del artículo.

Al observar sus objetivos por aproximadamente 15 horas con el Very Large Telescope, el equipo encontró que la luz de la mancha Lyman-Alfa LAB-1 estaba polarizada en un anillo alrededor de la región central y que no había polarización en el centro. Este efecto es casi imposible de producir si la luz simplemente viene del gas que cae en la mancha por efecto de la gravedad, pero es justo lo que se esperaba si la luz originalmente viene de galaxias metidas en la región central, antes de ser dispersa por el gas.

Los astrónomos ahora planean mirar muchos más de estos objetos para ver si los resultados obtenidos con LAB-1 son ciertos para las otras manchas.
ESO

En busca de otros universos

En busca de otros universos
Alguien exactamente igual que tú, con tu mismo nombre y mismos recuerdos, está haciendo lo mismo que haces en este momento. Sin embargo, esta copia tuya se encuentra en otro universo… Por más extravagante que suene esta idea, deriva de las teorías más avanzadas de la cosmología moderna.

Eduard Punset viajó a Boston, en este universo, para que Max Tegmark, profesor de física del Massachusetts Institute of Technology, le explicase cómo las matemáticas –con apoyo de la física de partículas y de la astrofísica– sugieren que la realidad está poblada de una infinitud de universos, algunos completamente distintos del nuestro y otros, idénticos.

  redesparalaciencia

miércoles, 17 de agosto de 2011

Luz helicoidal para ver agujeros negros

Luz helicoidal para ver agujeros negros. Imagen: Joe Bergeron, Sky&Telescope
Un agujero negro en rotación podría imprimir un carácter helicoidal a la luz, cuyo estudio permitiría a su vez conocer las propiedades del agujero negro.

Es bien conocido que la luz puede mostrarse en dos formas distintas aunque equivalentes: dos polarizaciones. Podemos hablar de una luz que gira como las agujas de un reloj y otra en sentido antihorario. No hay más que asistir a una película con efectos 3D para experimentar las posibilidades de las luces polarizadas (no todos los cines 3D utilizan el mismo sistema; si observan que la pantalla del cine no es blanca sino plateada, están seguramente en presencia de un sistema basado en la polarización). Nuestro ojo desnudo no es capaz de distinguir entre luces con distinta polarización (algunas personas al parecer pueden en fenómenos como el cepillo de Haidinger), pero un cristal polarizador puede hacer el trabajo por nosotros. Cada cristal polarizador de una gafa 3D deja pasar un solo tipo de luz polarizada, por lo que podemos orquestar que cada ojo vea una imagen diferente, la esencia del 3D. Físicamente, la luz no es ni más ni menos que la propagación de una oscilación en el campo de fuerzas electromagnético. Desde este punto de vista, la polarización circular se puede describir como el giro de la dirección en la que tira la fuerza eléctrica; este giro se produce en todos los puntos del espacio al unísono.

Menos conocido es el hecho de que la luz (como cualquier otro campo de fuerzas propagativo) tiene además la capacidad de girar globalmente: un frente de ondas luminosas puede, en ciertas circunstancias, adquirir una forma helicoidal giratoria.

Técnicamente, la polarización y la helicoidalidad de la luz se asocian, respectivamente, al espín y al momento angular orbital de los fotones, las oscilaciones elementales de las que se compone la luz. La determinación de la helicoidalidad de la luz recibida abre un nuevo canal de recepción de información sobre los objetos emisores. Este canal podría ser de especial relevancia para la astrofísica. En un futuro quizá hablemos de estudios “helicométricos” además de los habituales estudios polarimétricos.

Recientemente ha aparecido un artículo en Nature firmado por F. Tamburini y colaboradores en el que se destaca el hecho de que la rotación de un agujero negro puede imprimir un carácter helicoidal a la luz que se emite en sus cercanías, como la proveniente de discos de acrecimiento a su alrededor. Detectar el grado de rotación de esta luz nos proporcionaría información directa sobre el grado de rotación del agujero negro en cuestión. Estaríamos viendo, directamente, huellas hasta ahora invisibles de agujeros negros.

Cuando un agujero negro (una acumulación extremadamente compacta de materia) rota, produce un arrastre del propio tejido espacio-temporal a su alrededor. Aunque este efecto fue predicho tan solo unos años después de la formulación de la teoría general de la relatividad, el efecto conocido como lense-thirring o de arrastre inercial no ha podido ser comprobado con suficiente precisión hasta nuestros días. De hecho, precisamente este pasado mayo se han publicado los resultados finales del experimento Gravity Probe B de la NASA, un satélite diseñado específicamente para medir el efecto de arrastre inercial debido a la rotación de la Tierra. A la luz de este experimento podemos decir que estamos seguros de que el efecto de arrastre existe y de que su magnitud se ajusta a los cálculos relativistas. Pues bien, como los autores del artículo explican, este arrastre rotatorio, que afecta al mismísimo espacio-tiempo, haría que la luz adquiriese una rotación helicoidal como la mencionada.

¿Cómo se detectaría la helicoidalidad de la luz en una observación astronómica? Para detectarla es necesario analizar la estructura espacial del frente de onda. Se han propuesto varias formas de hacerlo. Mencionamos aquí sin dar detalles la utilización de varios interferómetros de Mach-Zehnder con prismas Dove para ir separando los diferentes grados de rotación de la luz. También la interferometría de varios puntos de imagen. Todo apunta a que estos desarrollos darán mucho que hablar en los próximos años.

Carlos Barceló | Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC)

La incertidumbre del universo cuántico

La incertidumbre del universo cuántico. Eduard Punset
La escala más pequeña del universo –la que se rige por las leyes de la física cuántica– parece un desafío al sentido común.

Los objetos subatómicos pueden estar en más de un sitio a la vez, dos partículas en extremos opuestos de una galaxia pueden compartir información instantáneamente, y el mero hecho de observar un fenómeno cuántico puede modificarlo radicalmente.

En este capítulo de Redes, Vlatko Vedral, físico de la Universidad de Oxford, explica a Eduard Punset cómo lo más extraño de todo esto es que el universo mismo no estaría compuesto de materia ni de energía sino de información.



redesparalaciencia

martes, 16 de agosto de 2011

Un nuevo método para la búsqueda de estrellas subenanas calientes

Un nuevo método para la búsqueda de estrellas subenanas calientes
La escasez de las muestras actuales y su confusión con otros tipos de estrellas azules hacían necesario un nuevo método de búsqueda y catalogación, que se ha llevado a cabo con el Observatorio Virtual.

Desde su hallazgo en 1947, las estrellas subenanas calientes, un tipo de estrellas azules y viejas (o en un estadio evolutivo avanzado), presentan un doble problema. Por un lado, se desconoce cómo se forman, o qué mecanismos provocan que una estrella gigante roja se desprenda de la mayor parte de su envoltura de hidrógeno para dar lugar a una subenana caliente. Y, por otro, se trata de estrellas con apariencia similar a otros tipos de estrellas azules, como las enanas blancas o las estrellas de tipo OB, lo que dificulta su correcta catalogación y estudio -de hecho, su hallazgo se produjo en una campaña de búsqueda de enanas blancas-.

“Habíamos detectado subenanas calientes pulsantes y en sistemas binarios, objetos muy interesantes porque nos permiten conocer su estado evolutivo. Pero constituyen un porcentaje pequeño de las subenanas calientes catalogadas, así que emprendimos el proyecto de detectar nuevas subenanas calientes que nos permitiera hallar objetos de gran interés”, comenta Raquel Oreiro, astrónoma del IAA y especialista en este tipo de objetos.

Gracias a las facilidades del Observatorio Virtual, que permite un acceso rápido y unificado a catálogos masivos, se desarrolló un método que se ha mostrado eficaz en la obtención de muestras no contaminadas.

Un nuevo método

Primero se realizó un estudio en profundidad de las características de las subenanas calientes bien conocidas, así como de los posibles contaminantes: enanas blancas, variables cataclísmicas y estrellas OB. A continuación, los investigadores emplearon el Observatorio Virtual para obtener los datos de varios catálogos (GALEX, 2MASS y SuperCOSMOS) de una muestra de objetos azules, y poder establecer los criterios más eficientes a la hora de distinguir las diferentes clases de objetos.

La aplicación de varios criterios o filtros fue acotando la muestra solo a las subenanas calientes. Por ejemplo, la combinación de los datos de GALEX, 2MASS y SuperCOSMOS, que se centran en el ultravioleta, el infrarrojo y en los movimientos propios de los objetos respectivamente, permitió descartar la mayoría de las enanas blancas, así como una gran parte de las variables cataclísmicas y estrellas OB.

“Un 72% de las subenanas calientes pasaron todos los filtros, y solo un 3%, 4% y 6% de enanas blancas, variables cataclísmicas y estrellas OB contaminaron la selección, una proporción muy baja comparada con los catálogos usados hasta ahora”, concluye Raquel Oreiro.

Comprobada la eficacia del procedimiento para la selección de subenanas calientes, se aplicó a dos regiones distintas del cielo y se hallaron treinta candidatas, veintiséis de las cuales se confirmaron como subenanas calientes, lo que suponer un factor de contaminación de solo un 13% y corrobora la validez del método, que ya se está empleando para una búsqueda sistemática de subenanas calientes en la Vía Láctea.

Silbia López de Lacalle | Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC)

Dos agujeros negros supermasivos en una galaxia

Dos agujeros negros supermasivos en una galaxia. Markarian 739
Un nuevo estudio científico ha revelado la presencia de otro agujero negro en el núcleo de una galaxia en la que ya había sido descubierto con anterioridad otro agujero negro supermasivo.

Los dos agujeros negros comparten el mismo hogar dentro de la galaxia Markarian 739. La estructura cósmica se encuentra a unos 425 millones de años luz de la Tierra, que es una distancia bastante pequeña en términos astronómicos.

Los científicos responsables del satélite Swift de la NASA y del Observatorio de rayos X Chandra fueron los que consiguieron identificar el segundo agujero negro, que orbita cerca del otro. Los dos agujeros incluso podrían llegar a fusionarse entre sí.

Sin embargo, a estos agujeros les separa una gran distancia, según el nuevo estudio. Al parecer, hay unos 11.000 años luz entre los dos objetos celestes, lo que representa el 33% de la distancia que separa nuestro Sistema Solar del centro de la Vía Láctea.

Ambos agujeros negros han sido catalogados recientemente como “supermasivos”, de modo que tienen unas masas millones de veces el tamaño de nuestro Sol. Estos núcleos aún son muy activos, y mucho más pesados que los agujeros negros generados como consecuencia de los colapsos estelares.

“En el corazón de la mayoría de las grandes galaxias, incluyendo nuestra Vía Láctea, se encuentra un agujero negro supermasivo que pesa millones de veces la masa del Sol”, explica el investigador Michael Koss, autor principal del nuevo estudio.

“Algunos de ellos irradian miles de millones de veces más energía que el Sol”, añadió el experto, quien también trabaja en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA (GSFK, por su acrónimo inglés) en Greenbelt, Maryland, y en la Universidad de Maryland en College Park.

Además, el experto ha dicho que es un hecho poco frecuente encontrar dos núcleos tan activos en la misma galaxia. Los núcleos galácticos activos (AGN, por su sigla en inglés) son muy raros y principalmente pueden verse en lejanos cuásares.

Markarian 739 no es la única galaxia que incluye dos agujeros negros supermasivos. La galaxia NGC 6240, ubicada a unos 330 millones de años luz de la Tierra, también tiene dos núcleos activos, informa Space.

softpedia

lunes, 15 de agosto de 2011

La información podría escapar de un agujero negro

La información podría escapar de un agujero negro
Los agujeros negros son tan masivos y compactos que fueron descritos por Einstein como capaces de "doblar el espacio". El pensamiento convencional afirma que el agujero negro traga todo que se le acerca demasiado y que nada puede escapar a esta fuerza. Sin embargo, una nueva teoría sugiere que la información sí sería capaz de escapar de un agujero negro.

Las implicaciones de este estudio, publicado en el último número de 'Physical Review Letters', podrían ser revolucionarias, pues indican qué la gravedad podría no ser una fuerza fundamental de la naturaleza.

Según uno de los expertos que ha llevado a cabo el estudio, estudio Samuel Braunstein, "los resultados no necesitaron tener en cuenta los detalles de la geometría espacial curva de un agujero negro, lo cual sirve de apoyo a las recientes propuestas de que el espacio, el tiempo e incluso la gravedad pueden ser propiedades emergentes dentro de una teoría más profunda".

"Este trabajo cambia sutilmente las propuestas, mediante la identificación de la teoría de la información cuántica como la candidata más probable para explicar el origen de una teoría emergente de la gravedad", ha añadido.

En este caso, la investigación utiliza los principios básicos de la mecánica cuántica para ofrecer una nueva descripción de la información que pudiera escapar de un agujero negro. En palabras de Braunstein, "los resultados de esta investigación amplían las predicciones hechas por técnicas bien establecidas que se basan en el conocimiento detallado del espacio, el tiempo y la geometría de los agujeros negros".

Por su parte, el doctor Manas Patra, que también ha participado en el trabajo, añade que "no se puede decir que se haya demostrado que escapar de un agujero negro es realmente posible, pero esa es la interpretación más directa de nuestros resultados".

"De hecho, nuestra investigación sugiere que la teoría de la información cuántica jugará un papel clave en el desarrollo de una futura teoría que combine la mecánica cuántica y la gravedad", ha concluido.

EUROPA PRESS

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More